Ni con Negrín: Tabasco asegura la serie

mayo 5, 2022

Estériles dos cuadrangulares de Sebastián Valle: 5-4 en ocho entradas

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Un dominicano metió las narices y acabó con una fiesta cubana en el Parque Kukulcán.

Ramón Hernández conectó cuadrangular en la octava entrada al tercer envío del relevista David Gutiérrez y los Olmecas de Tabasco aseguraron la serie y la cúspide de la Zona Sur, al superar a los Leones de Yucatán 5-4, en otro gran encuentro en el feudo melenudo.

Luego que los melenudos empataron la pizarra 4-4 en la sexta con el segundo cuadrangular de Sebastián Valle, quien cargó al equipo por la ausencia de Luis Juárez, como estarán al menos un mes, el relevista Gutiérrez (perdedor) fue recibido por Hernández con un obús que explotó en las gradas del bosque izquierdo, para redactar el triunfo de los tabasqueños.

Fue el quinto encuentro seguido que se define por una carrera en el feudo de la Unidad Morelos. En él intervino por primera vez como umpire principal, el joven Pedro Tun Cetina, nacido en Mérida. No hubo queja. Además de Valle, destacaron con el basto los melenudos Wálter Ibarra (3-2) y Marco Tulio Jaime (2-2). Por los tabasqueños, Hernández se fue de 3-3 entre ellos su cuarto jonrón del año, y Roel Santos, de 4-3.

SABOR CUBANO

Hubo música cubana en ambos “club houses” antes de partido. Salsa, mambo y la dulce música de los batazos durante el choque, en especial a cargo de Roel Santos, quien sonó tres hits en tres viajes al plato. Roel, como dicen los antiguos cronistas, es “el orgullo de Niquero”.

De hecho, la bandera cubana ondeó en ambas casetas, con los peloteros nativos de la isla como grandes protagonistas del encuentro.

Comencemos por los abridores, Yoanner Negrín, de La Habana, y el olmeca Yoenis Yera, de Matanzas, ambos de regular trabajo.

Con la novena cubano-tabasqueña también estuvieron Raiko Santos, de Bayamo, y Maikel Serrano, de Pinar del Río.

Un isleño anotó la carrera de la quiniela, que dio ventaja a los Leones en la primera entrada: con uno fuera, Yadir Drake, de Matanzas, atizó doblete y corriendo tan veloz como Juantorena, anotó tras incogible de Wálter Ibarra.

Los antillanos también fueron actores en la cuarta entrada, cuando los Olmecas le dieron la vuelta al pizarrón, al anotar dos veces.

El asere Roel abrió la tanda con sencillo, el asere Raiko se sacrificó con toque que tomó el asere Negrín y que culminó con un tiro al asere Drake para el primer out. Edwin García siguió con sencillo y Roel timbró la del empate.

Negrín se descontroló y llenó las bases al golpear de manera consecutiva a Ramón Hernández y al asere Maikel Serrano y el venezolano arribó a la chocolatera poco después en pisa y corre, a elevado de sacrificio de Francisco Rivera.

Los Leones empataron 2-2 en el cierre mediante cuadrangular de un mexicano, Sebastián Valle, pero los primos cubanos, el fantástico 1-2 de los Olmecas, entró en acción en la quinta cuando los tabasqueños se adelantaron 3-2: sencillo de Roel y doblete productor de Raiko.

El 4-2 se escribió en el sexto capítulo, en el que hubo incogibles de Ramón Hernández, Francisco Rivera y Francisco Lugo, quien produjo la anotación, pero en el cierre, los Leones empataron cuando ya estaba en la trinchera Derrick Loop: con dos outs, Cristhian Adames largó sencillo y apareció de nuevo el mexicano, el de Los Mochis, Sebastián Valle, quien disparó su segundo cuadrangular de la noche, su tercero del año para el 4-4.

Negrín lanzó cinco episodios y dos tercios, con nueve imparables, cuatro carreras, todas limpias, y par de ponches; Dalton Rodríguez trabajó un tercio con un hit; Manuel Chávez, una entrada con dos anestesias.

Yera lanzó cuatro innings y un tercio, lapso en el que admitió seis hits y dos carreras (ambas limpias), con una transferencia y un chocolate. Luego lanzaron Rafael Códoba (un ponche en dos tercios de entrada), Loop, un capítulo con dos indiscutibles, dos carreras y un ponche y el ganador Kenneth Sigman, con un rollo y par de pasaportes. La octava la despachó Fernando Salas, quien se apuntó savamento (5).

COLOFÓN… CUBANO

En el cierre de la séptima los rugidores pudieron llevarse la victoria y dejar tenidos a los chocos cuando, con Marco Tulio Jaime en la intermedia, Jairo Përez atizó cañonazo que buscaba el cobijo del bosque derecho, pero, ¿sabe quién?, un cubano, Maikel Serrano, se lanzó a su derecha y engarzó el cañonazo. Atrapada de oro.

La crónica bien pareció el relato de un encuentro de la Serie Nacional Cubana. Y usted pudo leerla comiendo una torta cubana, tomando una cuba de ron, de “Havana club”, y escuchando un tema de Celia Cruz o, de perdido, de Yogi Barranco.

.

Un comentario

  • Juan mayo 5, 2022en9:47 pm

    Excelente los olmecas,para adelante siempre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *