Retrato de “Musulungo” Herrera

diciembre 27, 2018

Reproducimos a continuación parte de la columna “Al bat” del periodista Jesús Alberto Rubio Salazar (publicada el 6 de octubre de 2007) en la que retrata de cuerpo entero al gran ex receptor de los Leones de Yucatán Roberto “Musulungo” Herrera, quien falleció hoy a los 82 años:

¿Recuerda usted al gran “Musulungo” Herrera?

Ya debe saber que uno de sus vástagos, Ricardo “Ricky” Gutiérrez, brilló como campo corto con varios equipos a partir de los Padres de San Diego en 1993, hasta el 2004. Seguramente coincide conmigo en que Roberto “Musulungo” Herrera, como receptor y umpire, fue todo un personaje del béisbol en México. Del notable gigantesco “Musu” hay tanto que contar de su trayectoria tanto en la pelota mexicana como en otras latitudes donde fue también gran protagonista.

La historia del “Musulungo” es del todo gratificante para el béisbol.

Fue un cátcher de carácter jocoso, supo ganarse el cariño de la afición y se distinguió por ser un bateador de poder y de porcentaje.

Lo de su poder al bat lo demostró en 1970 cuando jugando con los Leones de Yucatán conectó cuatro cuadrangulares en tres partidos seguidos (ante Torreón), estableciendo récord para el equipo yucateco.

En su vida activa como pelotero se dejaba querer por la afición, la que siempre de una u otra forma le expresaba ese cariño y reconocimiento.

Quienes lo recuerdan y conocieron, no olvidan que en el anecdotario en torno su carácter, en su tiempo y quizá aún en estos años, le gustaba cantar, bailar, cantar… disfrutar a lo máximo la alegría.

Era el pelotero más pintoresco de la Liga Mexicana y siempre traía la sonrisa a flor de labio…. Aunque no faltaba cuando discutía a su muy peculiar estilo con los ampayers.

Dos imágenes del pimentoso “Musulungo” Herrera con el uniforme de los Leones, en el Parque del Seguro Social. Las fotos son de Jesús Alberto Rubio Salazar

Le movió un gran sentido de la vida; cantaba, manifestaba su alegría y jugaba con toda entrega a la pelota, su verdadera pasión. Incluso, fuera de los diamantes, ¡era policía en el aeropuerto de Miami!

Jugó en Ligas Menores de EU Nació el 21 de abril de 1936 en La Habana.

Sus inicios en la pelota profesional se remontan a 1955 cuando fue firmado por los Rojos de La Habana y los Cardenales de San Luis.

Tuvo la oportunidad de jugar con los Cardenales y cuando lo subieron a entrenamientos primaverales, pero un brazo lesionado le impidió quedarse y lo regresaron a Ligas Menores.

Su estancia en el béisbol de EU fue de siete años, incluyendo cuatro en triple A.

Después de esa experiencia vendría a mostrar su talento al béisbol de Cuba, México, Venezuela, Nicaragua y Panamá.

En los 60’s tuvo notables jornadas en el béisbol de Nicaragua donde llegaron a jugar peloteros de la talla de Julio “Jiqui” Moreno, Minervino Rojas, Daniel Morejón, Grant Jackson, George Scott, Evelio Hernández, Jim Shellemback, Marvin Thromberry, Felipe Montemayor, Tony Castaño, Panchón Gonzalez, “Deacon” Jones, Bob Oliver, Jim Driscoll… y ahí estaba el “Musu” con el equipo campeón Boer.

Siete veces sobre los .300

“Musulungo” debutó en 1965 con Reynosa en la Liga Mexicana y su primera campaña bateó .353, 16 jonrones y 74 producidas. Al siguiente verano pegó .342.

El 68 y 69 jugó para los Pericos de Puebla y con ellos promedió .318 y .341.

Luego, entre el 70 y el 72 fue parte muy especial de los Leones de Yucatán con quienes pegó para .312, .318 y .327. Hasta aquí, ¡siempre se mantuvo sobre la cifra mágica!

En el 73 con los mismos Leones bajó por vez primera de los .300 al promediar 254 y sus últimas dos temporadas logró .263 con Tampico y .289 con Coahuila para totalizar un excelentísimo .313, con 111 jonrones y 588 impulsadas.

Su retiro

Tras 20 años como profesional llegó el momento del adiós, precisamente en 1975 al encontrarse jugando en Panamá.

Pero no se iba ir tan fácil de la pelota, su eterno amor. Ese mismo año decidió incursionar en el ampayeo, una tarea que se marcó como nuevo reto a pesar de no ser un rol nada fácil y poco apreciado.

Por fortuna, fue una gran decisión y por su experiencia como pelotero, además de tomar cursos en México y EE.UU. logró mantenerse en esa función ni más ni menos que 24 años.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *