Los Leones, a un triunfo de su quinta estrella

septiembre 10, 2021

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Luis Felipe Juárez vive el mejor momento de su vida en el béisbol. Es el héroe de una ciudad y un Estado. Tras acabar a batazos con los Diablos, esta noche disparó su décimo bambinazo de la postemporada, para llevar a los Leones de Yucatán a una victoria de 2-0 sobre los Toros de Tijuana, en el tercer choque de la Serie del Rey, celebrado este jueves en el Parque Kukulcán.

Los melenudos contaron con una estupenda serpentina de Jake Thompson y el set estelar de tragahumos: Dalton Rodríguez, David Gutiérrez, Enrique Burgos y Josh Lueke, quienes dejaron a los campeones norteños en un hit y tres ponches en las cuatro entradas finales. Simplemente, espectaculares. Su lechada hizo que los Toros ligaran 17 entradas sin anotar.

El pitcheo de los tijuanenses estuvo a la altura. Joe Van Meter, el derrotado, lanzó cuatro entradas y dos tercios, con apenas cuatro de los cinco hits que dieron los rugidores, con las dos carreras, ambas limpias, dos bases y par de ponches.

Lo apoyaron Jesús Pirela, Óliver Pérez y Fernando Rodney, quien por fin debutó en la Serie del Rey.

El único parpadeo de Van Meter fue en la primera entrada cuando, tras firmar boleto a Yadir Drake, Juárez descargó su décimo cuadrangular de la temporada para las dos únicas anotaciones del encuentro, con las que Luis Felipe llegó a 24 remolcadas en la postemporada.

Fue un partido en el que el pitcheo brilló por ambas trincheras, en especial por el lado yucateco. Thompson trabajó cinco entradas y un bateador de la sexta, con cinco hits y par de anestesias.

Pero no fue una noche tranquila para el ex fili.

Los Toros tuvieron casta y trapío. Ante Thompson batearon de hit en cinco de seis episodios, pero el estadounidense supo controlar a los bateadores con corredores en circulación. En la primera, que Thompson resolvió con once pitcheos, diez de ellos strikes, admitió un hit de Isaac Rodríguez por la antesala.

La segunda la despachó en tres bateadores, pero en la tercera Isaac volvió a batear de hit, con dos fuera. Luego, Júnior Lake fue golpeado, y con dos hombres en los senderos, Gabriel Gutiérrez elevó al izquierdo para bajar el telón de la entrada.

En la cuarta, los Toros pusieron corredor en segunda con un out, cuando Efrén Navarro atizó doblete, pero Thompson dominó al “Wolverine” Álvarez en foul a la inicial y al “Cochito” en globo al izquierdo.

En la quinta, los tijuanenses volvieron a atacar, cuando había un out, con sencillo de Castro, pero Isaac y Castro cedieron los dos outs que mantuvieron el cero en el electrónico.

El “Nini” Gutiérrez abrió la sexta con imparable y Luis Matos le aplicó la grúa a Thompson. Dalton Rodríguez lo relevó y el bombero con la cabellera de rockanrolero resolvió la amenaza, ante Leandro Castro, con elevado al derecho, Efrén Navarro con línea a la antesala y a Álvarez en elevado a segunda.

En la séptima, ante David Gutiérrez, Xorge Carrillo largó sencillo con un out, pero la joven revelación de las fieras salió con banderas desplegadas al eliminar a Castro en elevadito al torpedero y a Isaac en línea al derecho.

El panameño Burgos y Lueke tuvieron actuaciones tranquilas. Los Toros solo esperaban la puntilla.

EXTRAÑO MOMENTO

En la séptima entrada, el encuentro vivió un extraño momento. Si hubo nostalgia entre los viejos aficionados, no me quiero imaginar qué sintió el zurdo sinaloense Óliver Pérez, quien lanzó en el Kukulcán por primera vez desde el año 2000, antes de debutar, dos años después, en las Grandes Ligas con el uniforme de los Padres de San Diego.

Ese año, Óliver, de 18 años, flacucho y con espejuelos, terminó con 3-2 y 4.36 en carreras limpias, en once encuentros, seis de ellos como abridor.

Óliver, a quien los melenudos le hicieron las dos carreras del remache en el partido dos, despachó la séptima en cuatro bateadores. Su primer enemigo, Sebastián Valle, disparó doblete, pero el zurdo de 19 campañas en las Grandes Ligas colgó la entrada al eliminar a J.J. Aguilar, Jorge Flores y Norberto Obeso.

La novena la despachó por los Toros el rey de los salvamentos este año, Fernando Rodney. Se vio bien, pero el daño ya estaba hecho.

Un comentario

  • palomanunezzapata@gmail.com septiembre 10, 2021en4:37 am

    Gracias por esta narración, y si, ver a Oliver fue emotivo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *