Una hazaña «entre hermanos»

marzo 7, 2021

Ariel Dzib le roba el plato a su hermano Everth Dzib a sugerencia de su hermano mayor Lázaro Dzib

Por JOSÉ ARIEL DZIB RODRÍGUEZ

Un día como hoy, hace muchos años… Andrés Cruz lanzó en Ticul, en el diamante del campo «Raúl Medina Un». Este destacado pítcher de una recta temible, estaba en la séptima entrada (en el primer duelo de una doble cartelera), entre los Marineros de Río Lagartos y los Astros de Guadalupe de Ticul. En el equipo ticuleño la llave del doble play la hacía con mi hermano menor Carlos «La Manguera» Dzib. Andrés, abridor del equipo marinero, completaba la batería con nuestro hermano, Everth “El Venado” Dzib Rodríguez.

Ariel Dzib Rodríguez (foto) le robó el plato a Andrés Cruz y a su hermano Everth Dzib. Gran hazaña de Ariel

Los Marineros y Andrés estaban a un out de la victoria (equipo visitante ganaba 1-0). Miguel Estrella «Dzonhuay» estaba en la caja de bateo y una afición en el filo de las gradas, con el Jesús en la boca. La derrota de Ticul estaba a punto de consumarse, pero…

Me encontraba embasado en la tercera colchoneta, suspirando por el empate a solo 90 pies de la chocolatera; entonces mi hermano Lázaro, desde las gradas, con su picardía y tácticas sorpresivas, me hizo la seña de que robara el home, en una suerte de locura arriesgada.

Incapaz de contrariar a mi hermano mayor, en el momento justo, corrí como desesperado hacia el plato, la afición contuvo el aliento, el umpire canto ¡safe!, la pizarra se empató dramáticamente y el respetable público estalló en aplausos.

Todos comentaban, la inesperada acción. Nuestro mánager, Ezequiel Medina y Un, se paraba el cuello. Luego cayó el tercer out y nos fuimos a entradas extras.

Lázaro y yo solo nos miramos, sonriendo con complicidad. La mancuerna Dzib Rodríguez había hecho la travesura.  Una beisbolera historia, para recordar.

Río Lagartos finalmente se llevó la victoria en 14 episodios.

El segundo choque comenzó, pero no terminó por falta de luz natural.

Una beisbolera historia, que recuerdo emocionado. Amables lectores, disculpen que les comparta este episodio tan personal. La comparto sin arrogancia alguna, y no, no estoy llorando, una basurita del deporte de mis amores, me ha entrado en un ojo…

El que firma con De Zeta.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *