Rica historia del béisbol del Tec de Mérida en 50 años

marzo 6, 2021

Dos salones de la Fama, lanzadores de Ligas Menores, jugadores con los Leones, un pelotero que triunfa en los ruedos y, sobre todo, mucho corazón pintado de oro y grana

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Tuvieron que pasar casi diez años, para que en béisbol se hiciera presente en el abanico de oferta deportiva del Instituto Tecnológico de Mérida, que este año celebra si LX aniversario.

Hoy, hay más trofeos en las vitrinas de los beisbolistas que en cualquiera de las otras disciplinas.

Y los peloteros tienen muchas historias de éxito para contar y verdaderos héroes del deporte en el álbum de recuerdos.

Por sus aulas han pasado verdaderas estrellas del pasatiempo, como Juan José Pacho en 1979.

El extraordinario torpedero, miembro de los Salones de la Fama del Béisbol Mexicano y del Deporte Yucateco, comenzó a estudiar la preparatoria en el Tecnológico de Mérida, pero abandonó los estudios luego de casi nueve meses.

“Dejé la escuela por jugar béisbol”, dijo Pacho esta mañana, entrevistado por teléfono desde Mazatlán.

Juan José, uno de los timoneles mexicanos más exitosos de la historia, dejó el Tec cuando fue firmado por los Indios de Cleveland, luego de debutar con los Leones de Yucatán, en 1980.

“Estaba destinado que sería beisbolista”, dice el ingeniero Pedro Bacelis Patrón. “Iba a clases con su guante”.

La corona nacional del equipo de fútbol en 1969, los lauros del astro del baloncesto Félix López Herrera en los Juegos Intertecnológicos y las medallas en el atletismo, llamaban la atención en el plano deportivo de esa casa de estudios.

“Fue para el décimo aniversario (1971) cuando formamos el equipo de béisbol”, dice el ingeniero Wílbert Valle Acevedo, quien fue uno de los fundadores, junto con un entusiasta receptor, el ahora ingeniero Miguel Ruiz Ayuso. Ellos contaron con el apoyo de un enamorado del rey de los deportes, el ingeniero Milton Rubio Madera, en ese tiempo, director del Tec y pítcher del equipo en partidos amistosos.

“Michi” (Ruiz Ayuso) era de los más entusiasta; se alternaba detrás del plato con Sergio Reyes Ortega (multimedallista nacional en bala, disco y martillo). A Sergio le encantaba también el béisbol”, agrega.

Cuando se integró el primer equipo, no había campo de béisbol en el plantel. Según recuerda el ingeniero Valle Acevedo, el primer timonel fue Hugo Canto, quien era el chofer del autobús escolar e, históricamente, uno de los personajes importantes en la historia de la pelota caliente en el Tec. Los entrenamientos y los encuentros de preparación fueron en Chuburná, el desaparecido Parque Carta Clara y el campo de la Col. Esperanza.

Para el décimo aniversario del instituto, en 1971, en el debut oficial del Tecnológico de Mérida en el béisbol, se realizó un cuadrangular en el que intervinieron los Tecnológicos de Veracruz, Oaxaca y Saltillo, torneo que ganó este último.

En ese primer equipo, el de los pioneros, estuvieron, además de Valle Acevedo,Jorge Pasos, Ricardo Puga, Candelario Ciau, Roger Cáceres Ham, Pedro Bacelis, Víctor Bastarrachea, José “Mamita” González, José Duarte, Jorge González, Humberto Argáez (+), Adémar Euán, Miguel “Michi” Ruiz y Pedro Mendicuti Loría.

Tres años después, entre piedras y hierbas, el timonel de los Leones, el cubano Enrique Izquierdo, vistiendo una “cazadora” beige y con aromático puro, visitó el área donde, un año más tarde, se inauguró el campo de béisbol, que en breve recibirá el nombre del ya mítico Wílliam Berzunza León.

José Améndola Ávila (+), en ese año, mánager del equipo, y Valle Acevedo , con la colaboración de Manuel “Chachalaca” González, encargado del mantenimiento del Parque Carta Clara, realizaron el trazado del campo que fue inaugurado en 1974.

En el primer encuentro oficial, el Tec meridano cayó 4-2 ante el Tecnológico de Veracruz, en partido que nunca se le olvidará al ingeniero Pedro Bacelis Patrón. Vea por qué.

“(Víctor) Bastarrachea, el “Alacrán” (Jesús Cervera Tejero) y yo dejamos sin hit a Veracruz y perdimos”, dice Bacelis, quien también recordó que en 1977, cuando los Tecolotes de Nuevo Laredo hicieron su pretemporada en Mérida, sostuvieron dos choques contra ellos, con división de victorias.

En uno de los partidos, Humberto García, quien en su carrera disparó 190 cuadrangulares en la Liga Mexicana, despachó uno monstruoso, pues superó la barda y cayó sobre el techo del auditorio. El batazo se lo dio a José Duarte.

“Como se dice en estos casos, la pelota todavía no ha caído”, dijo sonriendo.

DINASTÍAS

Sin duda, la dinastía Berzunza se lleva las palmas en el medio siglo de la historia del béisbol del Tecnológico. El legendario Wílliam Berzunza León dirigió a su hijo (Wílliam Berzunza Gómez) y también al hijo de este (Wílliam Berzunza Mena). Y, por si queda alguna duda de la herencia del abuelo con la franela oro y grana, Wílliam también tuvo bajo su dirección a otro de sus nietos, Ricardo Barrios Berzunza, hijo de su hija Nidia Irena Berzunza Gómez

Otras dinastías padre-hijo han sido las formadas por Wílbert Valle Acevedo y su hijo Wílbert Valle Ricalde, y Álvaro Abreu y su vástagos Álvaro y Oswaldo Abreu Cano.

Wílliam Berzunza Mena (centro) abraza a su abuelo Wílliam Berzunza León (izquierda) y a su padre, Wílliam Berzunza Gómez

DE TÉCNICOS A MELENUDOS

Del Tec han dado el salto al béisbol profesional (especialmente con los Leones de Yucatán) varios jugadores, encabezados por Andrés Cruz Canto (pítcher estelar en la Liga Mexicana y en la Mexicana del Pacífico), Gary Espadas Cabrera, Rígel Pantoja, Álvaro Abreu Cano, Raúl Ortega Castro y Dustin Heredia, todos serpentineros, excepto Pantoja

Héctor Reyes, también lanzador, se hizo profesional pero con los Piratas de Campeche. Estuvo bajo las órdenes de “Paquín” Estrada en 1985.

Por cierto, Cruz es de los pocos lanzadores que han labrado gemas sin hit ni carrera en los dos principales circuitos mexicanos.

TÉCNICOS INTERNACIONALES

Cruz Canto (Reales de Kansas City) y Daniel Fernández Arcovedo (firmado por los Leones y cedido a los Yanquis de Nueva York) son los dos beisbolistas del ITM que han estado en algún sistema de sucursales de clubes de las Grandes Ligas.

Andrés estuvo con los Pollitos de Memphis, y el zurdo Fernández en la academia de los Yanquis en República Dominicana, junto con otro zurdo yucateco, Pedro Cámara Salazar.

Espadas Cabrera es otro internacional, pues ha sido el único yucateco en jugar en la Liga Profesional de Taiwán, luego de su paso por los Leones.

PRIMERO EL ESTUDIO

Cerca del profesionalismo, pues fueron invitados a entrenar con los Leones, estuvieron el izamaleño Ricardo Puga, guardabosque de gran calidad, el lanzador espiteño Pedro Bacelis Patrón, y el también serpentinero zurdo Daniel Fernández Arcovedo, a quien los Leones firmaron y cedieron a los Yanquis de Nueva York, que lo tuvieron unos meses en su academia en República Dominicana.

Bacelis Patrón, incluso, fue firmado por los Leones en 1974 (fue el primer egresado de la Liga Yucatán en ser firmado por las fieras) y realizó el entrenamiento bajo las órdenes del ex de los Cardenales de San Luis Julián Javier.

Lamentablemente para él, las fieras fueron vendidas a Tabasco para la campaña de 1975 y el serpentinero espiteño ya no pudo asistir a los entrenamientos, pues le dio prioridad a sus estudios, que terminó, graduándose como ingeniero.

Un pítcher del plantel de Chuburná con calidad para lanzar en la Liga Mexicana fue Jesús “Alacrán” Cervera Tejero, quien nunca quiso abrazar el profesionalismo, pese a su enorme talento. Como Bacelis, Cervera y Danny Fernández le diron prioridad a los estudios.

En este rubro vale la pena señalar que antes de ingresar al Tecnológico, en 1965, a los 16 años, Valle Acevedo lanzó en la Liga del Sureste con los Venados de Yucatán, un circuito profesional en el que estaban equipos filiales de la Liga Mexicana. Valle estuvo dos campañas (1965 y 1966) y en la primera de ella, por ejemplo, estuvo con grandes estrellas del béisbol mexicano como Benjamín “Papelero” Valenzuela, Celso Oviedo, Héctor “Mara” Sañudo, René Friol y Julio César Ímbert, entre otros.

LOS TIMONELES

Hugo Canto fue el primer piloto del equipo de béisbol del Tec de Mérida, en 1971, y en dos ocasiones más tomó el timón como “emergente”.

Tras él vinieron José Améndola (de 1974 a 1978), Wílliam Berzunza León, quien estuvo 28 años en el timón, y Fernando Herrera, quien sigue en el puente de mando del equipo.

En grandes lapsos estuvieron como coaches José May y el campechano Manuel Piña.

UNA LEYENDA EN EL TIMÓN

Incorporar a Wílliam Berzunza León al equipo de entrenadores del Tecnológico (sustituyó a Hugo Canto en el equipo de béisbol), fue un acierto, no sólo por la sabiduría en el pasatiempo del legendario ex jugador, sino por la inspiración que representó para sus jugadores.

“Cuando un tremendo caballo, un salón de la fama, como don Wílliam te regaña, lo recibes con gusto, escribió Óscar Ballote en un grupo de Facebook de ex jugadores del Tec el día que Berzunza falleció.

Otro publicó:

“Gracias por regañarme cuando lo merecía; siempre tuvo razón, no solo al hacerlo sino también en lo que me decía. Gracias por hacerme crecer como jugador de béisbol y como persona”, escribió en el mismo grupo Javier May López acerca de Berzunza, quien en su debut, en 1980 en los Juegos Intertecnológicos de Puebla, llevó a la novena meridana a ganar la corona.

Uno de esos jugadores campeones en 1980 habló del orgullo por defender la franela del Tec de Mérida y también recordó a su fallecido timonel.

“Para mí fue un gran orgullo ser parte del equipo; fue en 1980, en el primer año de don Wílliam Berzunza en el Tecnológico”, recuerda Gabriel Aguilar Alpizar. “Un año antes fue mi instructor con los Gastronómicos de Cancún, lo dieron de baja y Luis Quero (coordinador deportivo en ese entonces) lo invitó a trabajar en el Tecnológico, donde hizo historia”.

Con Berzunza, el béisbol del Tec ganó cinco títulos en los Juegos Nacionales Intertecnológicos y una medalla de oro en la Universíada, única en la historia que no han obtenido las universidades.

Cuatro jugadores que fueron campeones intertecnológicos en Puebla en 1980: Héctor “Tito” López de Oxkutzcab, Gabriel “Gaviota” Aguilar Alpizar, Tránsito Centeno, de Progreso, y José “Indio” Ávila

DE CÁTCHER A REJONEADOR

Cuando la novena origrana fue campeona en los Intertecnológicos de Hermosillo, en 1995, el receptor titular fue Cuauhtémoc Ayala, hoy un reconocido rejoneador.

Ayala, según recuerda Henry Ortega, quien asistió a seis Juegos Intertecnológicos y fue campeón en la Universíada de Colima, era un buen defensivo.

Por cierto, Ortega es el único yucateco con las tres medallas (oro, plata y bronce) de la Universíada, pues, además del oro con el Tec meridano, se colgó la plata (en Guadalajara) y el bronce (en Monterrey) jugando con la Uady, a invitación del timonel de los Jaguares, Carlos Alfredo “Paitano” Guzmán Pacheco.

“Gary (Espadas) tiene más de oro en la Universíada, pues además de la de oro con el Tec, ganó dos con el Tec de Monterrey”, dijo Henry.

SON PARTE DE LA HISTORIA

Además de los ya mencionados, ofrecemos a continuación una lista de algunos de los jugadores que, alguna vez, se enfundaron en la franela origrana del ITM:

Jesús Cervera Tejero

Evelio Dzib Peraza

Francisco Cuevas

Hirán Figueroa (+)

Tránsito Centeno

Raúl García

Randy Irigoyen

Álvaro Jiménez

Alonso López

Henry Ortega

Ricardo Pavía

Marco “Gato” Ruiz Muñoz (+)

Hernán Pavía

Jimmy Cachón

Diego Cisneros

Adrián Sauma

José Calderón (+)

Belgio Patrón

Eduardo Serna

Luis Serna

Jose Luis Luna

Erik Moreno

Miguel Ángel Villegas

Daniel Fernández Arcovedo

Enrique Peniche

Jonathan Berzunza

Nino Pacheco

Leonardo Pacho Granados

Juan Agustín López Zapata

José “Indio” Ávila

Héctor “Tito” López

Julio Escofié

Guillermo Estrella

Aarón Suárez

Bernardo Sansores

Manuel “Loco” Vázquez

 

Un comentario

  • Gustavo marzo 6, 2021en9:53 pm

    Muy importantes igual JUAN EUAN,ULISES FRANCO,me parece que igual el CHATO BARAHONA,GUILLERMO ESTRELLA por mencionar algunos nombres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *