Al Bat: Ronnie y Aaron

enero 25, 2021

Por Jesús Alberto Rubio

Me preguntaron en FB si Hank Aaron recibió una invitación para jugar con los Yaquis de Obregón, sin embargo, he buscado y no encuentro el dato histórico.

Lo que si estoy viendo esta mañana es el gran seguimiento que MLB le da al gran “Martillo” con diversas notas relevantes sobre el orgullo de Mobile, Alabama, y en especial un video de cuando conectó su jonrón 715 para superar lo que era una legendaria marca de Babe Ruth.

En las imágenes también se ve a un personaje que se parece al famoso escapista Zobek (+) felicitándolo de mano, imagine eso.

Vin Scully fue quién narró esa proeza histórica del obús 715.

Henry Aaron hoy ha de estar sonriendo desde el cielo al ver el rescate de notas y videos de sus gloriosos instantes en la Gran Carpa e inclusive sus meses cuando vio acción con los Payasos de Indianápolis en las Ligas Negras.

Con Ronnie Camacho

Sí le diré algo de mucho peso en la historia del beisbol:

En 1972 Aaron visitó Mazatlán donde dio una exhibición de bateo –en el Teodoro Mariscal, claro–, escenario donde nuestro Ronaldo “Ronnie” Camacho tuvo el privilegio de recibir su autógrafo en un bat que seguramente conserva como joya invaluable.

El “Ropero de Empalme” era en esa edición mánager de los Mayos de Navojoa.

A la siguiente edición (73-74) tomaría las riendas de los Venados de Mazatán y los iba a llevar a la coronación del circuito invernal.

Quizá ya le dije que tengo listo el libro completo de la vida de Ronnie y sólo falta el patrocinio para publicarlo y precisamente en esa obra detallo aquellos momentos inolvidables:

En la obra, por ejemplo, Ronnie recordó lo siguiente:

“Tuvimos en el pitcheo ni más ni menos que a los notables Joe Patwa, Ken Tekulve y al entonces gran prospecto Carlos “Chaflán” López, quien tuvo una enorme campaña tras estar “banqueado” un año anterior.

“El Chaflán”, al concluir esa temporada, saltaría a la Gran Carpa.

Cuando ya estábamos en los playoffs y recibíamos esa noche a los Yaquis de Obregón, no tenía lanzador para ese juego y entonces le digo a Víctor García (era relevo intermedio), “Aquí está la bola, dame cinco buenos innings y lo demás corre de mi cuenta”.

Se sorprendió y me contestó: “Voy a ganarles, dame unas 3 carreras”. Y así fue. Les ganó a los Yaquis muy a pesar de la inconformidad del público, que no creía lo que estaba viendo y de ahí, todo fue excelente.

Ganamos todos los juegos y nos fuimos a Hermosillo a disputar la final.

Había tres en las bases con dos outs y al bat Morris Nettles un zurdo poderoso. Aurelio López lo llevó a 3 y 2, el empate en tercera y el gane en segunda. La siguiente pitcheada fue alta con una muy buena velocidad; y el zurdo le tiró y se ponchó.

De ahí, nos fuimos en febrero de 1974 a la Serie del Caribe, la primera que se efectuó en México y en Hermosillo.

Ese año Venezuela no participó y en su lugar entraron los Yaquis, super reforzados con Vicente Romo, Ed Bauta, César Díaz, Espino y muchos más de primera línea. Nosotros seguimos con nuestra “pandilla”.

Me reforcé con Aurelio Rodríguez, el “Kalimán” Robles, Maximino León y Celerino Sánchez. En el primer juego traje a Benjamín Cerda de emergente y le dio hit ganador a Charlie Hough, un estelar lanzador de los Dodgers y ganamos 3-2.

Tom LaSorda, el áanager de los Tigres de Licey, estaba consternado y muy serio. Me lo encontré en el lobby del hotel, me felicitó y me dijo: Ronnie… ¿le crees al béisbol?”.

Ok.

Mejor espere el libro, que ya llegará en su momento.

Por mientras, mis mejores deseos de que se recupere de su salud, lo mismo que su esposa Blanca, par que siga conectando cuadrangulares como lo hizo en Obregón, Fresno/Ligas Menores de EU; Mexicali, Nuevo Laredo, Empalme, Puebla, Guaymas, Mazatlán, Leones, Águila, Tigres, Broncos, Rielerosde Aguascalientes….¡y caray  dónde no dio sus enormes tablazos!

Fue el En la LMB el primer jugador en llegar a 300 jonrones en la Liga Mexicana donde una vez conceptuado como líder fildeador de todos los tiempos; también lo eligieron Jugador Más Valioso en 1963 con el Puebla por su récord de 39 cuadrangulares –previo a los 46 de Espino un año después– y título de 108 impulsadas.

Antes, en la Liga de la Costa del Pacífico, con Obregón, fue el jugador con más carreras producidas (11) en un solo juego.

Ocurrió en la campaña del 57-58, la última de la Costa del Pacífico, cuando pegó dos jonrones con caja llena ante Los Mochis para producir las once anotaciones, cifra récord que también lograron Ángel Castro y Joe Brovia.

En su debut con los Arroceros de Cd. Obregón, lució muy bien por su poder al bat siendo segunda base en ausencia de Moi Camacho, operado en San Diego, California.

Hablar de Ronnie, ¡es irnos a una riquísima historia de beisbol!

Está entre los 10 grandes jonroneros en la historia de la Liga Mexicana del Pacífico; es junto con Bob Darwin (Hermosillo (1971-1972), el hombre en disparar más bambinazos en una campaña de la pelota invierno, cuando en la Temporada 1963-1964, con los Rieleros de Empalme, sumó 27.

Y POR LIMPIA: Los Criollos de Caguas consiguieron el 19no título en su historia, que los convierte en los máximos ganadores de Puerto Rico y en los representantes del circuito en la Serie del Caribe.

Ahora se preparan para viajar a Mazatlán, México en donde se celebrará la Serie del Caribe a partir del 31 de enero. En tanto, Los Caribes de Anzoátegui vencieron a los vigentes campeones Cardenales de Lara, con la que tomaron ventaja de 3-0 en la serie al mejor de siete que define al campeón de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional: https://momentodeportivord.com/?p=151543

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *