Everth Dzib, precoz figura de los diamantes

diciembre 9, 2020

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Cuando el equipo de sóftbol “Veteranos” entrenaba en una calurosa noche en Ticul, un adolescente se acercó al mánager a pedirle la oportunidad de intervenir en la práctica con esa novena.

“Lo pensé dos veces, pero finalmente accedí, aunque le recomendé que tuviera cuidado con la potencia de los batazos”, dice el timonel de los apolillados de aquel entonces, Carlos Castillo Barrio.

Everth Dzib Rodríguez. Foto cortesía de su hermano José Ariel

El pequeño se fue a fildear al shortstop y sorprendió a todos por su habilidad. Y aunque habían acordado que a los “Veteranos” no podía ingresar ningún jugador de menos de 30 años, lo dieron de alta, según recuerda Castillo, historiador del béisbol de Yucatán y Campeche.

La noche de su debut, el anunciador oficial dijo:

“Everth Dzib, parador corto”.

“Cuando el anunciador lo dio a conocer, no te imaginas las críticas que recibí de los aficionados, pero todo resultó un éxito, afortunadamente. ¿Saben cuantos años tenía?: ¡14!

“De ahí vino la amistad estrecha con él y su esposa Martha (Martha Isabel Peraza Medina), hija de otro gran amigo, Óscar Peraza, quien fue tesorero municipal en aquella época, cuando el alcalde ticuleño fue Óscar Heredia Trejo”, cuenta don Carlos.

¿Qué hacía Castillo Barrio en Ticul a mediados de los años 60?

Era gerente del Banco del Sureste de esa ciudad y personal del banco lo animó a organizar un torneo de sóftbol. Y junto con ellos y con el apoyo de varias personas, acondicionaron el atrio de la iglesia del centro, le pusieron luminarias y realizaron el campeonato.

El maestro Everth Alonso de Jesús Dzib Rodríguez, uno de los grandes deportistas yucatecos de todos los tiempos, falleció el 22 de noviembre pasado.

2 comentarios

  • Gustavo diciembre 10, 2020en12:20 am

    Hagale llegar unos Saludos con mucho cariño a don Carlos Castillo de parte de mi papá el maestro Gustavo Ortiz Balche y familia

    • gaspar lopez diciembre 12, 2020en8:21 am

      Con gusto. Un placer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *