Maradona, un pícaro y un genio

noviembre 25, 2020

Por Erick Ruiz

“En una villa nació, fue deseo de Dios

Crecer y sobrevivir a la humilde expresión

Enfrentar la adversidad

Con afán de ganarse a cada paso la vida…”

Así comienza la canción que el cantante Rodrigo le hizo a Diego Armando Maradona, “la Mano de Dios”, que retumbaba en los lugares donde se presentaba el 10 argentino.

Con perdón de los seguidores de Lionel Messi, solo hay un grande del fútbol argentino y ese fue –y es- Maradona, quien se puso en los hombros a la Selección de Argentina y la llevó a ganar el inolvidable Mundial de México 1986.

“La fama le presentó una blanca mujer

De misterioso sabor y prohibido placer

En su hábito al deseo y usarla otra vez

Involucrando su vida y es un partido que hoy día

El Diego está por ganar…”

Como todo ser humano, Diego tuvo problemas en su vida privada. Como relata un texto de El Clarín, nadie le dio las reglas del juego. Nadie le dio a su entorno (un concepto tan naturalizado como abstracto y cambiante a la lo largo de su vida) el manual de instrucciones… Sin embargo, pudo salir adelante.

Me quedo con su consagración en el Mundial de México 86. De hecho, se podría decir que en ese inolvidable partido entre Argentina e Inglaterra se reflejó la vida de Maradona: pícaro y genio a la vez con los goles conseguidos con “la mano de Dios” y su espectacular marcha quitándose marcadores desde la media cancha hasta vencer a Peter Shilton.

También me quedo con su paso por el Nápoles de Italia, donde fue considerado un rey e incluso en el Mundial de Italia 1990 logró que los napolitanos apoyaran a la albiceleste sobre la escuadra “azzurri” en las semifinales.

Descanse en paz el gran Diego Armando Maradona.

El gol de «La mano de Dios»

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *