El deporte yucateco, de luto: muere Everth Dzib Rodríguez

noviembre 22, 2020

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

El naestro Everth Alonso de Jesús Dzib Rodríguez, uno de los grandes deportistas yucatecos de todos los tiempos, falleció esta mañana, después de breve dolencia a causa de un cáncer, informó su hijo, el Lic. Evelio Dzib Peraza en su perfil de Facebook.

Así como el deporte se enluta con el deceso del «Venado» Dzib, así también el Magisterio y la Educación de Yucatán.

El maestro Dzib Rodríguez nació en Ticul, Yucatán, el 16 de febrero de 1952. Fue fundador y director de la Escuela Normal de Ticul, su ciudad natal, de la que fue presidente municipal, y fundador del Centro Educativo Rodríguez Tamayo (CERT), un instituto universitario con planteles en Ticul y Mérida.

Le sobreviven su esposa, Martha Isabel Peraza Medina e hijos, todos ellos profesionales y herederos de la calidad humana y generosidad de su padre, Evelio, Mariel, Everth de Jesús y Everth Óscar Dzib Peraza.

SU LEGADO EN EL DEPORTE

Fue uno de los deportistas yucatecos más completos de la historia, junto con «Sansón» Novelo, ambos en el Salón de la Fama del Deporte Yucateco. Dzib Rodríguez destacó en vólibol, baloncesto, fútbol y béisbol.

En vólibol guió a la Normal de San Diego, Tekax, a dos campeonatos nacionales y un subcampeonato en torneos de ese sistema.

En fútbol, ayudó a Ticul a ganar en 1969 el ascenso a la Primera Fuerza estatal y al año siguiente a ganar la corona en la máxima categoría, con un equipo en el que jugaba la línea media junto con Manuel “Pelele” Coello y Manuel “Caballo” Ibarra.

Fue seleccionado yucateco en fútbol, béisbol y baloncesto.

Fue convocado a la selección Yucatán gracias a su buen dominio del balón, potencia de disparo, velocidad y buen salto, de la que fue su capitán en un torneo nacional. También fue seleccionado yucateco en básquetbol, luego de jugar en 1968 y 1969 con el equipo de la Normal tekaxeña en el campeonato de la Universidad de Yucatán.

En el béisbol, rechazó por sus estudios y trabajo docente invitaciones para las pretemporadas de Plataneros de Tabasco y Leones de Yucatán.

Defendió la antesala y la receptoría y destacó por su buen fildeo, velocidad y habilidad para el robo de bases.

Entre otras ligas, jugó en la Sureña, Petrolera de Veracruz, Campechana, Quintanarroense y Oriental y también fue seleccionado yucateco. En la Liga Quintanarroense jugó seis campeonatos con los Broncos de José María Morelos bajo la dirección de Wílliam Berzunza. Con los Broncos tuvo como compañeros en un torneo a Juan José Pacho, Andrés Mora, Saúl Mendoza y Pilar Rodríguez, entre otros.

En una ocasión me platicó la vez en la que el inmortal pítcher veracruzano Ramón Arano, luego de conectarle dos cañonazos en la Liga Quintanarroense, lo invitó a jugar béisbol profesional, invitación que declinó por su trabajo como profesor.

Un comentario

  • carlos castillo diciembre 5, 2020en7:20 pm

    Pero en el caso de Everth Dzib, en is comentarios cometí un grave error y los que leen, se preguntarán ¿y porque no demostró su categoría en el deporte? pues sencillamente que cuando jugaba un partido de beisbol, al arribar al pentágono, se deslizó con gran fuerza y el receptor tiró un fortísimo golpe intentando ponerlo, pero, el golpe lo recibió Everth sobre el ojo izquierdo, lo que le ocasionó un daño por el cual fue internado en una clínica, en la cual lo visité, pero desgraciadamente no recuperó la total visión y eso lo obligó a decir adiós a los deportes. Perdonen esta omisión en mi not anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *