Arozarena, poder y buen brazo: ¡Pregúntele a Altuve!

octubre 16, 2020

Por AJ Cassavell y Keegan Matheson, de MLB.com

Randy Arozarena, la estrella de la postemporada 2020, el de los batazos contundente, de dulce swing y de los retos de baile, sigue contribuyendo a su leyenda de octubre.

Durante la derrota de los Rays por 4-3 en el quinto choque de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el jueves, Arozarena disparó su sexto jonrón de los playoffs, empatando con Evan Longoria (2008) con la mayor cantidad de bambinazos de un novato en la historia de la postemporada. El jardinero izquierdo de los Rays enganchó una bola rápida a la altura de las rodilla que le envió el relevista de los Astros Enoli Paredes y la y puso la pelota detrás de la barda, a 406 pies del plato. Ahora está a solo dos hits de empatar el récord de postemporada de Derek Jeter de 22 imparables por un novato, establecido en 1996.

Sin embargo, al igual que el jonrón de Arozarena en el Partido 4, no fue suficiente. Brandon Lowe y Ji-Man Choi agregaron jonrones solitarios, pero fueron insuficientes. Los Rays perdieron (la serie les favorece 3-2) y buscarán hoy el boleto a la Serie Mundial.

Para lograrlo, tendrán que encontrar algunas nuevas formas de hacer carreras.

Arozarena sigue siendo el motor que impulsa a los Rays.

“Randy simplemente sigue haciendo lo que sabe”, dijo Kevin Cash, quien ha agotado su diccionario de sinónimos tratando de describir la increíble carrera de Arozarena.

Después del encuentro, tanto Cash como Kevin Kiermaier señalaron la actuación de Arozarena como un ejemplo que el resto de esta alineación debe seguir. El jonrón de Lowe lo sacó de una larga caída en la postemporada , y fue una señal de que la parte superior del orden al bate puede comenzar a crear más oportunidades de fabricar carreras.

Arozarena no solo ayuda con el bate. También aporta a la defensiva. Con un out en el sexto, José Altuve envió un cohete pegado a la colchoneta de tercera base, que se fue al jardín izquierdo. El venezolano trató de convertirlo en doble, pero Arozarena envió un strike perfecto al segunda base Lowe, quien enfrió a Altuve.

Arozarena, un novato poco conocido de 25 años, adquirido en un intercambio con San Luis en enero, se está haciendo de un gran nombre este mes. Terminó fuerte la temporada regular después de perderse seis semanas mientras estaba en la lista de lesionados de COVID-19, pero ha elevado su juego a otro nivel en octubre.

Arozarena batea ahora para .417 en 12 desafíos, y sus 10 extrabases son la mayor cantidad para un jugador de Tampa Bay en una sola postemporada. Superó a Longoria y a BJ Upton con su cuadrangular de anoche.

Tras enfriar a José Altuve en la intermedia, Randy Arozarena (izquierda) avisa: “hay dos outs”. Fotos tomadas de la televisión

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *