El león de Yucatán que dejó el béisbol por el cine

septiembre 23, 2020

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

La historia de Julio César Ímbert es única. Siendo, incluso, un lanzador cotizado, dejó los diamantes a los 34 años, tras jugar con los Saraperos de Saltillo, para incursionar en el cine.

Su figura, su carisma y sus ojos verdes, raros en una persona con la piel sepia, llamaron la atención de un productor de cine, que lo convenció para colgar los spikes y convertirse en actor.

J.C. ÍMBERT

Ímbert no sólo fue artista de cine, sino también apareció en telenovelas e, incluso, en aquellas fotonovelas en blanco y negro, generalmente rosas, es decir, con temas del corazón.

Ímbert, lanzador de brazo equivocado, comenzó su carrera en el rey de los deportes en las Ligas Menores de Estados Unidos.

En 1959 lanzó para San Angelo en la Sophomore League y en 1960 y 1961, para los Piratas de Savannah y las Abejas de Burlington, en la Liga del Atlántico Sur y en la Liga de Iowa, respectivamente. El mayor nivel que alcanzó fue Clase A y compiló 24-24 en ganados y perdidos.

En 1962 llegó a México, donde lanzó en la Liga Mexicana y en la Liga del Sureste. En nueve temporadas en la LMB compiló 48-62 en ganados y perdidos, con 3.59 de PCLA. Dio 378 transferencias y ponchó a 508.

En México debutó en 1962 en la LMB con los Diablos Rojos de México y se retiró con Saltillo, 10 años más tarde. En ese lapso lanzó para los Diablos Rojos, Jalisco, Orizaba, Yucatán, Veracruz y Saltillo, en la Liga Mexicana y en la Liga del Sureste. En Mérida era muy querido, en especial por las aficionadas. Estuvo con los Venados de Yucatán en la Liga del Sureste, que presidía el odontólogo, don Fernando Cantón Franco, en 1968 y 1969, y en 1971 y 1972 con los Leones en la Liga Mexicana.

En 1968 fue parte de una de las mejores ediciones de los Venados, que tuvieron en su plantel, entre otros, a los cubanos René Friol y Celso Oviedo, a Héctor “Mara” Sañudo, Benjamín “Papelero” Valenzuela y a los yucatecos Fernando Baeza y Wílberth Valle Acevedo, quien posteriormente fue alto directivo de los Leones durante las administraciones de Gustavo Ricalde Durán y Gustavo Ricalde Puerto.

Varios sitios web señalan que, cuando en una ocasión le preguntaron por qué dejó el béisbol para irse al cine, su respuesta fue: “No quise recibir más jonrones de Héctor Espino y mejor me fui a abrazar a las actrices”.

Participó en varias telenovelas y filmes, con actores y actrices del nivel de Susana Dosamantes, Angélica María, Gustavo Rojo, Libertad Lamarque, Verónica Castro, Lucía Méndez, Marga López, Blanca Guerra, Kitty de Hoyos, Silvia Pinal, Andrés García, Lourdes Munguía, Mónica Prado, Frank Moro, Ricardo Cortes, y muchos más.

Entre las telenovelas de mayor impacto en las que trabajó estuvieron “El Derecho de Nacer” y “El Hogar que yo robé”, ambas en 1981.

En el cine intervino, entre otras, en las siguientes cintas: “Ilegales y Mojados” (1980), “Abejas Asesinas” (1978), “Fuego Negro” (1979) y “La Amargura de mi Raza” (1974).

Julio César Imbert nació el 3 de diciembre de 1938 (tiene 82 años) en el barrio María Auxiliadores en la capital dominicana. Se casó en México donde se quedó a residir.

El dominicano Julio César Imbert, con la franela de los Leones

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *