Recuerdos de un cronista campeón, a 27 años del título olmeca

agosto 28, 2020

Por Erick Ruiz

En vísperas de celebrarse el 27 aniversario del único campeonato obtenido por los Olmecas de Tabasco en la Liga Mexicana del Béisbol, los cronistas Charly Levi e Hiram Berman Calles recordaron dónde se encontraban en 1993 y cómo lo vivieron.

En la voz de Charly Levi se cantó el último out que desató la locura entre los aficionados que escuchaban su narración por radio, junto con “El Mulato de Córdoba”, José Domingo Setién, Juan Luis Dagdug y Tony Aguilar Rovirosa. Radio Villa fue la emisora piloto de la cadena Publieventos Deportivos que reunió a 50 estaciones de radio en todo el país para la transmisión de la serie final, que los Olmecas se agenciaron ante los Tecolotes de Nuevo Laredo.

“Tuve la fortuna de que el destino me colocara ante el micrófono aquel memorable 31 de agosto de 1993 en la transmisión de radio XERV, Radio Villa 1190. Me tocó narrar la novena entrada y el out 27 cuando el relevista Ramón Serna dominó a Roberto “Cartuchito” Estrada para finalizar el partido con batazo por la inicial que atrapó Horacio “Paquidermo” Valenzuela. A las 22:21 de aquel martes, el Centenario estalló en júbilo. Una verdadera locura colectiva”, relató.

Charly Levy (centro), desde la caseta de prensa del “Centenario 27 de febrero”

Levi, quien en su currículum cuenta el haber narrado partidos de Grandes Ligas además de ser cronista de los Tigres del México en la LMB, señaló que la clave para que Tabasco obtuviera el cetro en aquel memorable año fue saber ganar de visitante ante los Tigres, los Diablos y los Tecolotes de Nuevo Laredo.

“En contraparte, los Olmecas sólo tropezaron en una ocasión en los play offs en su estadio; en la final ganaron uno como visitante y tres como locales, cuatro seguidos en total”, dijo el actual jefe de prensa y relaciones públicas del club tabasqueño.

Berman Calles comenzó su destacada trayectoria como cronista en 1994; sin embargo, recordó que el campeonato de los Olmecas lo vivió como aficionado y “fue algo extraordinario”.

“Yo empiezo a trabajar en medios de comunicación en el 94, pero ya estaba enganchado con el béisbol. Tenía 21 años de edad y como aficionado viví con pasión ese campeonato”, comentó Berman Calles, quien recordó que no solamente la gente del béisbol estaba apasionada por los playoffs y la final, era todo el estado de Tabasco, supieran o no quiénes eran los jugadores o el mánager del equipo.

“Había gente que se quedaba de un día para otro a dormir a las afueras del parque Centenario, con tal de conseguir buenos lugares en los partidos”, apuntó.

Sobre las críticas de que los aficionados de los Olmecas viven del recuerdo por ese único campeonato, Berman Calles dijo: “Hay gente que comenta, de forma irónica o de burla, que los tabasqueños viven de recuerdos. Es respetable esa opinión, pero es obvio, de la historia bonita se vive, la que queda plasmada. Claro que los Olmecas necesitan de otro campeonato, pero ese suceso que pasó en 1993, el campeonato, fue, es y será inolvidable”.

“El campeonato no se cambia por nada, fue un ambiente extraordinario que quisiéramos vivir muchas veces. Recuerdo que estaba sentado en la parte de preferente general, a la mitad de esa zona, arriba de la caseta de los Olmecas por primera base. Cuando cayó el último out llovió de todo, pero a nadie le importó. Fue extraordinario”, indicó Berman Calles.

El West Mrtin Field de Laredo, Texas, escenario de un encuentro de la final

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *