J.J. Aguilar, el inolvidable “Novato” en la LMP

marzo 25, 2020

Por TOMÁS ALONSO LÓPEZ RÍOS *

Recordamos muy bien la temporada 2012-13 para los Naranjeros de Hermosillo. Ese año marco el adiós de su legendario estadio “Héctor Espino González” por lo que se buscaba darle una despedida por todo lo alto.

Ya en tiempos sin los Castilla, Sandoval, Canizalez, Durazo y otros, las expectativas eran altas con tipos como Jorge Cantú, Karim García y el regreso de Luis Alfonso García tras su aventura en Japón. Se esperaba que este equipo pudiera ser protagonista sin embargo en la repesca a las primeras de cambio fueron estrepitosamente barridos por el acérrimo rival: Tomateros de Culiacán.

José Juan Aguilar, cuando estuvo con los Naranjeros

Ese año tanto el “Bronco” como Karim cumplieron las expectativas, sin embargo al final de temporada Cantú se lesiono y Karim lidio prácticamente todo la campaña con hipertensión arterial, mientras que Luis Alfonso batalló bastante en su retorno, tanto así que parecía otro pelotero.

Fieles a su costumbre de contratar extranjeros para cubrir la pradera central, los Naranjeros trajeron a Todd Cunningham; sin embargo, el prospecto de los Bravos de Atlanta se lesiono y debió dejar al equipo. Karim fue movido al central pero los problemas que le ocasionaba la alta presión no lo dejaban fildear bien. En una ocasión él nos comentó que se mereaba un poco, por lo que fue más utilizado como bateador designado. Tras esto surgió la figura de un joven michoacano desconocido por muchos pero que venía de tener muy buen año con Reynosa en la Liga Mexicana de Béisbol: José Juan Aguilar.

J.J. Aguilar fue exitoso en su estreno con Hermosillo

Rápidamente JJ se adueñó de la pradera central realizando grandes atrapadas. Incluso se recuerda cómo tras un encuentro en el que hizo un espectacular engarce que culmino chocando contra la barda, al otro día sus compañeros encabezados por Karim, dibujaron una figura en la barda de alguien estrellado como se hace en las escenas de crimen, aduciendo a que el joven se había quedado estampado en la cerca.

La figura fresca de Aguilar, sus cualidades pero sobre todo su temple pocas veces visto en debutantes, cautivaron al aficionado hermosillense, quien lo proyectó como una estrella emergente. Con el correr de la temporada se ganó el reconocimiento de sus compañeros quienes le decían el “Novato”, incluso, nos tocó platicar con jugadores de otros equipos que igual se referían a él de esta manera.

Un lanzador estelar de Yaquis de Cd. Obregón en aquel tiempo nos comentó: “Si Cantú o Karim me macanean, no hay bronca, ellos le dan a cualquiera, pero me tengo que cuidar más del morro ese, el novato que traen” nos dijo.

Ese año peleo palmo a palmo el premio al “Novato del Año” el cual perdió ante el lanzador derecho de Yaquis David Reyes.

Sus números fueron bastante buenos tomando en cuenta que no es un bateador de poder: .308 con 4 jonrones y 28 producidas. El siguiente año tras la salida de Karim se quedó como titular del jardín derecho donde siguió exhibiendo una gran defensiva. Esa campaña fue una de las piezas más importantes para la obtención del XVI campeonato de Naranjeros al conectar para .307 con 3 jonrones y 23 producidas nada mal para alguien que estuvo colocado en la parte baja del line up. Para el 2014-15 lamentablemente se hicieron presentes lesiones en el hombro que lo mermaron esa y las siguientes campañas. El 2016-17 regreso a Hermosillo, pero su lugar estaba comprometido, la directiva no estaba contenta con él, ya que el año anterior los Naranjeros atravesaron una etapa difícil luego de no entrar a la postemporada en 2014-15 y necesitaban el aporte de este jugador, pero no reporto ya que por recomendación de su Club en verano, los Leones de Yucatán fue a la Liga Invernal de Béisbol; por tal razón la relación estaba tensa, tanto así que termino siendo cambiado a los Venados de Mazatlán en plena temporada. Al parecer el jardinero no estuvo conforme de no jugar a diario y esto lo orillo a dejar al equipo. Fue cambiado por José Augusto Figueroa y los derechos del extranjero Jason Bourgeois.

Así acabo la historia de JJ Aguilar con Naranjeros, un joven que prometía mucho para la franquicia y que quedo solo en lo que pudo ser luego de tres temporadas y media.

NO HACE HUESOS VIEJOS

Luego de su paso por Hermosillo, JJ estuvo una y media temporada en Mazatlán y luego fue enviado a los Yaquis con los que estuvo otras dos y acaba de ser cambiado nuevamente, ahora a Monterrey. Curioso que ya vaya a vestir su cuarta franela en LMP en apenas 7 campañas. Lo conocemos, es bastante tranquilo, trabajador y dedicado, por lo que llama la atención que no haga huesos viejos en los equipos.

BATEAR .300

Un tema que tratamos seguido con nuestro buen amigo Raúl Gastélum es que son muy pocos los bateadores que logran batear arriba de .300 en sus primeros años en la Liga Mexicana del Pacifico. Elementos muy reconocidos no lo lograron, por ejemplo Cornelio García, quien lo consiguió hasta su cuarta campaña.

Mientras que en LMB es “´pan comido”, en LMP cada vez parece más difícil ser un bateador de .300. En los últimos años por lo general lo logran entre 10 y 12 bateadores. En las tres más recientes temporadas (2017, 2018 y 2019) lo consiguieron 11, un año antes 12, el 2015 fueron 11, el 2014 solo 9 y el 2013 apenas cinco.

Echando un vistazo a los grandes bateadores de nuestro circuito encontramos datos muy interesantes; por ejemplo, solo tres nacionales lograron el .300 o más (con turnos para contender por el liderato de bateo) en sus primeras dos temporadas: Alfredo “Yaqui” Ríos, Héctor Espino y JJ Aguilar.

Espino es quien más veces lo consiguió con 18 en 24 temporadas (2 arriba de .400), 12 consecutivas de 1961 a 1973 (el 68 no jugo). Le siguen Matías Carrillo con 10 (una arriba de .400), Cornelio García, Erubiel Durazo, Juan Carlos Canízales, Ramón Orantes y Manny Rodríguez, con 6; Alfredo Ríos, Jorge Vázquez y Luis Alfonso Cruz, con 5; Celerino Sánchez, Jorge Orta, Miguel Flores, Oscar Robles, Heber Gómez y Agustín Murillo, con 4.

BUEN PASO DE RODRÍGUEZ

Lo que está haciendo Isaac Rodríguez es de llamar la atención. En apenas cuatro campañas ya ha superado el .300 en tres ocasiones. El “Novato del Año” de la edición 2016-17 conectó entonces para .314, dos años después .318 y corono el 2019-20 con el título de bateo con un grueso .340. Al hermosillense de 29 años le pinta un panorama interesante, toda vez que se encuentra en plena madurez beisbolistica y se espera que se convierta todavía en mejor bateador.

Que tengan un excelente día.

Hermosillo, Sonora a 24 de marzo del 2020.

* Director de Solo Béisbol México Email: thomas.71@hotmail.com Twitter: @solobeisbolmx

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *