¡Playball!, en plena contingencia sanitaria

marzo 25, 2020

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

¡Playball!

Aunque el béisbol mexicano está en una pausa obligada por el COVID-19, en arrobadeportes.com realizaremos algunos “encuentros” entre los Leones de Yucatán y otros equipos de la Liga Mexicana.

Así es. Tendremos béisbol en plena fase 2 de la pandemia.

Así es. Veremos en este experimento el debut de Julián Ornelas y Sergio Omar Gastélum con los Diablos Rojos, el de Félix Pie y Pancho Campos con los Piratas, el estreno de los renovados Olmecas de Tabasco y su piloto Pedro Meré, y la actuación de Hayato Takagi, el primer japonés con los Leones en la historia, entre varias de las novedades que habrá en la Liga Mexicana este año.

Se tratará de enfrentamientos virtuales, con actuaciones individuales seleccionadas de manera aleatoria de cada uno de los peloteros de los equipos participantes, que nada tiene qué ver con la realidad, pero que, al menos en arobadeportes.com, nos va a hacer vivir el rey de los deportes en estos momentos difíciles.

Y eso esperamos lograr con usted.

Los órdenes al bate serán integrados por aficionados o periodistas de las plazas de cada equipo y antes de cada encuentro, con un “volado”, determinaremos qué novena será local.

La intención es darle algo positivo a la audiencia; algo qué comentar en estos momentos de cuarentena; algo para revivir, imaginar e ilusionarle a usted.

Los debuts de Sergio Omar Gastélum (como mánager de los Diablos Rojos), de Hayato Takagi, como lanzador de los Leones, y de Pedro Meré y Francisco Campos, como timoneles de Olmecas de Tabasco y Piratas de Campeche, respectivamente, usted lo tendrá en nuestros encuentros virtuales

Será una serie de partidos por medio de jugadas previamente hechas, seleccionadas de manera aleatoria, cuya crónica y el box score se publicarán en nuestro portal. Se trata de hablar de béisbol, de algo diferente a los recuerdos y resúmenes que abundan en los medios deportivos en estos momentos en los que escasean las noticias.

Es obvio que los mánagers no serán culpables de nada, ni podrán ordenar alguna estrategia, ni cambiar de lanzador; tampoco habrá robos de base ni atrapados robando, ni toques de sacrificio ni dobles matanzas, ni wildpitches ni “passed balls”, pero sí “infield fly” y carreras anotadas en pisa y corre, cuando haya hombre en tercera y salga un elevado a los jardines. No habrá pisa y corre de primera a segunda ni de segunda a la esquina caliente, y los avances en las colchonetas serán con la misma medida del hit que se bateó, excepto cuando haya hombre en segunda, situación en la que generalmente el corredor llega al plato con un sencillo.

Tampoco habrá dobles matanzas ni outs forzados.

Lo que sí se está considerando es que, con corredor en la antesala y menos de dos outs, el embasado llegue a la registradora.

Como los valores de los hits o de los batazos serán aleatorios, podría darse el caso que, por ejemplo, un bateador débil conecte un cuadrangular y uno poderoso, como Chris Carter (campeón jonronero el verano pasado con 49), no la saque del parque o que, incluso, batee un triple, como no hizo en la realidad el año pasado en 416 veces oficiales al bate.

Es un juego. Será una forma de tener béisbol en esta contingencia. Espero sea divertido y, al menos, que tengamos algo positivo qué leer o qué comentar en estos momentos en los que el béisbol de México y Estados Unidos está en un parón.

Y si su equipo favorito pierde, no se preocupe. Los resultados de los turnos al bate y la anotación de carreras serán determinados por la suerte.

En el ánfora habrá sencillos (10), dobles (4), un triple y dos cuadrangulares, cuatro bases por bolas y ocho ponches, así como elevados a los jardines y rodados al cuadro, errores en tiro y en fildeo de los jugadores de cuadro y foules a primera, a la antesala y al receptor, que serán considerados como outs.

Todas esas cantidades fueron obtenidas de los promedios de algunos equipos, de acuerdo con su actuación el año pasado.

YA LO HICIMOS ANTES

En 1994, cuando los peloteros de las Grandes Ligas se declararon en huelga por estar en desacuerdo con la propuesta de los dueños sobre el nuevo contrato colectivo de trabajo, nosotros tuvimos una Serie Mundial.

Por medio de DYTEL, un servicio de información y entretenimiento por teléfono que ofrecía el Diario de Yucatán, los usuarios determinaron que “La Serie Mundial de DYTEL” la jugaran los Yanquis de Nueva York y los Dodgers de Los Ángeles.

Primero con un programa de computación, diseñado por el ingeniero Sergio Basurto, y después de una manera aleatoria, como la que usaremos esta vez, enfrentamos a ambos equipos. Se hacía la crónica del partido e, incluso, en un código especial, la gente podía escuchar la narración de la jugada clave del encuentro.

Mucha gente quedó complacida porque no se quedó sin su Clásico de Otoño.

Fue, incluso, la única Serie Mundial que “jugó” Don Mattingly (Yanquis) en su carrera.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *