Fallece en pleno playoff un coach de los Tomateros

enero 14, 2020

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Es tarde, los Tomateros de Culiacán y el béisbol mexicano se cubrieron de luto con el fallecimiento del coach de primera base del equipo, Leo Valenzuela, al parecer, a consecuencia de un infarto que sufrió en su hotel.

A lo peloteros les llamó la atención que, cuando comenzó la práctica para el partido de hoy lunes ante los Cañeros de Los Mochis, “Don Leo” no se encontraba en el estadio, por lo que empleados del club fueron a buscarlo al hotel en el que se hospedaba, en el Centro de Culiacán, a un costado del IMSS. Cuando personal del hotel entró a la habitación, lo encontraron recostado en la cama. Ya había fallecido, al parecer por un infarto.

Como era de esperarse, la noticia golpeó a jugadores y cuerpo técnico. Antes del segundo choque de la semifinal en Culiacán, se guardó en su honor un minuto de silencio y el encuentro transcurrió sin música.

Una situación similar se vivió en 2005 en el seno de los Leones de Yucatán, cuando en plena serie de campeonato de la Zona Sur entre los melenudos y los Tigres de la Angelópolis, falleció el coach-jugador Carlos “Gato” Gastélum. Ese día, el partido fue suspendido.

En 2012 ingresó al Salón de la Fama por su gran trayectoria en ambas ligas de México.

Valenzuela también fue un ícono de los Yaquis de Ciudad Obregón, jugando como jardinero en los 70’s y 80’s. Tras su retiro, fue coach de la Tribu.

El 6 de diciembre de 2012 ingresó al Recinto Histórico de los Yaquis.

Leo Valenzuela jugó sus primeras cuatro campañas en el verano con los Sultanes de Monterrey; luego pasó siete con los Acereros de Monclova. En 1993 jugó con los Leones de Yucatán, pero a media temporada fue enviado a los Olmecas de Tabasco, con lo que se convirtió en titular del bosque derecho y ayudó a la novena que dirigía Juan Navarrete a obtener el banderín de la LMB.

Al año siguiente jugó con Puebla, con los que se retiró.

Descanse en paz.

El coach Francisco Campos Machado coloca en el dugout la camisola que hoy iba a utilizar Leo Valenzuela

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *