Los dos amores de Raiko Arozarena

diciembre 6, 2019

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

En los domingos disponibles y en los recesos entre torneos, el cubano Raiko Arozarena, segundo portero de los Venados del FC Yucatán, practica el deporte insignia de su país: el béisbol.

Y lo hace bien.

Raiko Arozarena pasa a toda velocidad por la tercera colchoneta, para apuntarse un homerun de campo, en marzo pasado, en un partido de la Liga “Alberto Quintal”

No llega al nivel de su hermano Randy, guardabosque de los Cardenales de San Luis en las Grandes Ligas, pero cumple. Es una de las figuras de la Selección Hunucmá en la Liga de béisbol “Alberto Quintal” de primera fuerza, y es, quizá, el único futbolista profesional que practica béisbol a un buen nivel.

Para poner en contexto a los lectores, en ese circuito jugó, antes de dar el salto a las Mayores, el lanzador, también cubano, Raisel Iglesias, actual as del bulpén de los Rojos de Cincinnati, y hasta el domingo pasado lanzó ahí, con el equipo de Celestún (puerto del poniente de Yucatán), el sonorense Óscar Rivera, autor del único juego perfecto en la historia de la postemporada de la Liga Mexicana.

Raiko, único cubano en el fútbol profesional mexicano en el torneo que está por finalizar, es uno de los tres cubanos con la Selección Hunucmá. Los otros dos son Yusniel Calzada y José Marrero (además, cuenta con el dominicano Joel Arias).

Aunque por una regla del colegio en el que estudiaba tuvo que cambiarse al balompié, Raiko jugó béisbol toda su infancia.

“El béisbol era mi deporte favorito y era bueno”, dijo Raiko, quien defendía la segunda colchoneta, en una entrevista a Medio tiempo, hace algunos meses. Actualmente, Arozaren defiende la primera base o patrulla el jardín central.

“Yo era beisbolista; toda mi vida jugué béisbol, hasta los 14 años. Cambié al fútbol porque llegó una ley a la escuela que me haría salir (si seguía en el béisbol) y para no dejarla preferí empezar a practicar fútbol”, dijo Raiko, en una nota que publicó hace unos meses este portal.

A poco de llegar a Mérida con toda su familia, gracias a gestiones de su hermano Randy, fue a una prueba con los Venados, le llenó el ojo al entonces director técnico, Bruno Marioni, y firmó su primer contrato profesional.

Pero Raiko, quien espera jugar pronto en la Primera División mexicana, irse luego a Europa y jugar con el Real Madrid, como buen pinareño, tiene aún el gusanillo del béisbol. Fue así como comenzó jugar en la Liga “Alberto Quintal”, en la que en el primer campeonato de este año estableció una marca que quizá nunca se rompa: bateó el “ciclo” (sencillo, doble, triple y homerun en un mismo partido) en tres ocasiones. Insólito.

Las fotos son de la Liga “Alberto Quintal”

El “swing” poderoso del cubano Raiko Arozarena, portero de los Venados del FC Yucatán en la Liga de Ascenso del balompié profesional mexicano

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *