Mayte Cámara, admirable e inspiradora

noviembre 8, 2019

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Todo comenzó por una inspiración. Y continuó con otra.

“Me decidí a entrar a un gimnasio cuando vi los fantásticos cambios en el cuerpo de una vecina, que era gordita y caderona. ¿Cómo lo hizo? En un gimnasio, único lugar en el que se puede lograr”.

Se inscribió en un gimnasio. Y ahí, otra inspiración.

“Había una mujer con un cuerpo lindo; era pesada, hasta cierto punto, pero admiraba cómo entrenaba y las ganas que ponía”.

Fue ahí cuando decidió trabajar a fondo.

La que habla es ahora inspiración de muchas. Se trata de Mayte Cámara Toledano, joven y atractiva señora de 29 años que este fin de semana intervendrá en el Mr. y Miss Ferrocarrilero en la Ciudad de México, en bikini wellness.

A Mayte no le queda la etiqueta de “mujer luchona”; más bien, la de mujer admirable e inspiradora.

Mayte, dueña de un físico espectacular, es esposa, mamá de dos, empresaria (administra una sala de fiestas y es propietaria de una lavandería, ambas en Ciudad Caucel), atleta de alto rendimiento y estudiante de la licenciatura en Nutrición en el Centro Educativo Rodríguez Tamayo de Mérida.

Usted conoce todos los deberes y responsabilidades que conllevan esas tareas, como salir corriendo de la universidad para ir al colegio en busca de Ricardo, de 7 años, y Michelle, de 10. O para preparar sus comidas del día cuando el sol aún no se asoma. Para ella no existe la expresión “no tengo tiempo”.

Ciertamente, recibe gran apoyo de su esposo, Ricardo Várguez Contreras, quien aunque al principio no estaba muy convencido de la actividad competitiva de su cónyuge, hoy es piedra angular en el proyecto deportivo de Mayte.

“Él me apoya bastante; está conmigo en todo lo que deseo hacer. Es mi más importante apoyo”, señaló.

Mayte viaja hoy a la Ciudad de México para estar lista este sábado en el prejuzgado y esperar calificar para la batalla final del domingo.

Luego está en su agenda la Copa Revolución en Xmatkuil y cerrará el año competitivo en la Diamond Cup de la IFBB que será en Cancún.

Ciertamente, 2019 ha sido bueno para la atleta, que ha obtenido cuatro primeros lugares en el calendario, el último de ellos apenas el sábado pasado en Valladolid, donde fue la reina absoluta.

Ahora espera cerrar 2019 con broche de oro, en busca de sus objetivos principales en un futuro cercano, como son una corona nacional, competir en eventos internacionales y, por qué no, buscar el carnet Pro, aunque para esto, dice con madurez, “no hay prisa”.

Pero no sólo el deporte está en el proyecto de vida de Mayte. Aspira a finalizar sus estudios de la licenciatura en Nutrición y ayudar a muchas personas.

“Me estoy preparando para conocer más a fondo todo lo relacionado con la alimentación y los nutrientes que necesita el cuerpo, para compartirlo luego con la gente”, señaló.

Desde hace algún tiempo, Mayte es inspiración para muchas mujeres. Y les envía un mensaje, especialmente para las jovencitas con sobrepeso:

“Deben preocuparse y hacer ejercicio, no sólo para tener un mejor físico, sino para tener una vida saludable. No es decir: quiero verme linda, sino quiero tener una mejor salud”.

Para ella, el entrenamiento con pesas va más allá; tiene elevada su ética del trabajo. Sabe que si trabajas duro, tendrás beneficios y más posibilidades de trascender que el que hace las cosas a medias. Por eso se entrega dos horas al día en el gimnasio, tiempo que disfruta.

“Es mi pasión; me gusta. Me sirve de impulso para saber que se puede dar más, que nada es imposible si das el máximo”, afirmó.

Nunca ha evaluado cuánto invierte en su preparación. Aunque tiene el apoyo de tres patrocinadores, hay otros gastos que necesita hacer, como la compra de bikinis especiales para los concursos, que pueden llegar a valer 4,500 pesos. A eso agregue el pago de su membresía en el Armor Gym y a sus preparadores y los gastos que genera un buen maquillaje para cada presentación.

Pero lo que no tiene precio es el dulce sabor, el almíbar que sólo da la victoria y el saberse inspiración de otras mujeres.

Eso, lo sabe Mayte, tiene un valor incalculable.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *