Los Diablos, rivales de los Leones por el banderín del Sur

septiembre 12, 2019

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Los Diablos Rojos seguirán en busca de su corona 17 en la Liga Mexicana, al derrotar este miércoles a los Tigres de Quintana Roo, 13-11, apoyados en un racimo de ocho anotaciones en la séptima entrada, ante un festivo Estadio “Alfredo Harp Helú” de la Ciudad de México, en el séptimo y decisivo choque de la serie semifinal de la Zona Sur.

Ahora los Pingos se alistan para recibir el sábado y domingo próximos a los Leones de Yucatán, en el arranque de la Serie de Campeonato de la Zona Sur.

Fue otro gran partido, táctico, estratégico y tenso en las primeras seis entradas, que junto con el encuentro seis del martes difícilmente olvidará la nación escarlata. Y en la séptima, ensuciado con intentos de pelotazos, golpes y empujones a cargo de los Tigres, que emocionaron a sus seguidores al cuajar cuatro carreras en el noveno, para poner a temblar a todo el infierno.

El encuentro se echó a perder en el séptimo episodio cuando, en pleno ataque de los Pingos, el lanzador Juan Ramón Noriega estuvo a punto de golpear a Emmanuel Ávila, quien le reclamó su proceder. Y ardió Troya.

Las bancas se vaciaron y se vio muy activo en los empellones, frustrado por el desplome de su equipo, que ya perdía, al timonel Adán Muñoz, quien fue expulsado.

Tras calmarse el asunto, Ávila siguió en su turno y Noriega le hizo dos pitcheos sumamente pegados, con clara intención de golpearlo, por lo que fue expulsado por el umpire del plato, Alan Izaguirre. Fue relevado por Juan Rodríguez, quien sacó, por fin, el tercer out al obligar a Daniel Jiménez a batear línea al central.

Ese séptimo rollo, con los Tigres adelante 7-5, lo inició en la loma Luis Iván Rodríguez, a quien se le llenaron los cojines con tres sencillos consecutivos. Emmanuel Ávila largó sencillo y produjo las del empate 7-7.

Marlon Arias subió al relevo y el jovencito Daniel Jiménez, de emergente por Iván Terrazas, siguió con imparable al central, remolcador de la octava en los spikes de Brandon Phillips.

Marco Quevedo subió al relevo y recibió sencillo de Jesús Fabela, productor de la novena en los zapatos de Ávila. Carlos Figueroa tocó de hit para llenar de nuevo los senderos.

Noriega subió al relevo y dominó a Kevin Medrano en rodado a la inicial, pero Frank Díaz pifió el batazo y Jiménez aprovechó para pisar la goma. David Vidal siguió con globo de sacrificio, que hizo anotar a “Chuyito” Fabela. La séptima se registró en los spikes de Figueroa, tras doblete de Japhet Amador y, tras base intencional a Juan Carlos Gamboa, Brandon Phillips elevó de sacrificio para empujar a Medrano con la octava.

En la novena, los de Bengala hicieron cuatro carrera, para acercarse a 13-11, ante el ganador Arquímides Caminero, una poducida por sencillo de Bernardo Heras y tres por doblete de Alex Robles, quien tuvo una gran noche de siete producidas.

Caminero fue el ganador y en lo que quizá es una marca, obtuvo tres de las cuatro victorias de los infernales.

Con la carrera del empate en la caja de bateo y dos outs, Grant Sides relevó a Caminero y sacó el out 27 al dominar a Reynaldo Rodríguez en globo al central.

ARRANQUE CALIENTE DEL MÉXICO

Los Diablos comenzaron el desafío siete como terminaron el seis: calientes.

El héroe del martes, Carlos Figueros, le dio las buenas noches a Wilfredo Boscán con doblete a la llanura derecha, avanzó con sacrificio de Kevin Medrano y rasgó el celofán con sencillo de David Vidal a la misma estepa. Y Japhet Amador siguió con otro imparable al derecho, que hizo anotar a Vidal la segunda carrera.

Sencillo de Alex Robles envió a tierra prometida en la segunda entrada a Frank Díaz y a Yosmany Guerra, pero los Pingos ripostaron en el cierre y se adelantaron 3-2 cuando, con uno fuera, Emmanuel Ávila bateó sencillo al izquierdo que a punto estuvo de cortar el torpedero Guerra y se estafó la intermedia. Ricardo Valenzuela elevó al central, “Chuyito” Fabela gorreó la inicial y apareció el héroe del martes, Carlos Figueroa, quien con sencillo llevó al plato a Ávila.

Figueroa, quien según mediciones corrió anoche desde el home tras su hit hasta anotar (360 pies, es decir, 109 metros) en 14 segundos, volvió a mostrar su velocidad y la agresividad de su timonel al estafarse la intermedia, para poner corredores en segunda y tercera, pero Kevin Medrano cedió el tercer out al atragantarse con una ración de chocolate.

En la tercera los luciferes se subieron a 4-2 cuando, con Juan Carlos Gamboa en la inicial en bola ocupada, se estafó segunda y timbró con sencillo de Brandon Phillips. Boscán dio boleto a Ávila y fue removido. Lo relevó Felipe Arredondo, quien puso punto final a la entrada.

Los Tigres no bajaron los brazos y se acercaron a 4-3 con una carrera en la cuarta vuelta, cuando, en su afán de evitarlo, los infernales utilizaron a tres serpentineros.

Heras pegó sencillo ante Nathanael Santiago y éste fue relevado por Fabián Cota, quien recibió incogible de Yosmany Guerra; Sosa avanzó a ambos corredores y Cota fue relevado por Patrick Johnson, quien no pudo impedir que Robles elevara al central para fletar al plato a Heras en pisa y corre.

Intensos, los Tigres le dieron la vuelta al pizarrón en el quinto inning al anotar tres veces, para tomar la delantera 6-4.

En ese ataque explotó Johnson, quien fue relevado por Andrew Faulkner. Rodado de Linares a la intermedia remolcó a Aguilera con la primera de la entrada, imparable de Frank Díaz envió a home a Brian Hernández con la segunda y sencillo de Guerra hizo anotar a Heras la tercera del episodio.

En el cierre, ante Arredondo, el México se acercó a 6-5, con base por bolas a Vidal y doblete productor de Amador. Adán Muñoz fue al bulpén por uno de sus abridores, el zurdo Jorge Luis Castillo, quien eliminó al “Háper” Gamboa en línea a la inicial. Josh Corrales relevó a Castillo y terminó la entrada.

En el sexto, Faulkner dominó a Sosa en rolata al campo corto y fue relevado por David Reyes, quien recibió toletazo de Robles que se fue tras la verja derecha, para su primer cuadrangular de la postemporada y su cuarta producida de la noche. La pizarra: Tigres 7, Diablos Rojos 5.

PRECAUCIÓN EXTREMA

Luego que los hados del béisbol le dieron en la víspera una increíble victoria que les dio vida y esperanza, el timonel escarlata, Víctor Bojórquez, no iba a desperdiciarlas tan fácilmente.

Se vio en la primera entrada. Desde aquella época de Willie Aikens, no había visto algo similar.

Con corredores en primera y la antesala y dos outs, Bojórquez ordenó ¡base intencional! A Eric Aguilera y la estrategia le funcionó pues Yordanys Linares rolateó al campo corto para forzar el tercer out.

Poco después, en el segundo rollo, con los Diablos en ventaja 2-0, a su abridor Arturo López se le llenaron las almohadillas con un out con pasaporte a Frank Díaz, sencillo de Yosmany Guerra y transferencia a Rubén Sosa. El jugador de cuadro de doble nacionalidad, Alex Robles, quien ha brillado en la postemporada, siguió con sencillo al izquierdo, productor de las carreras del empate. Y El “Flamingo” no esperó y fue al bulpén por Nathanael Santiago, quien finiquitó la entrada: eliminó a Reynaldo Rodríguez en fly al izquierdo y ponchó a Eric Aguilera para el tercer out.

La precaución extrema de Bojórquez también se vio en el manejo de su pitcheo: cuatro entradas y cuatro lanzadores utilizados, incluso un abridor, Patrick Johnson.

En total, los Diablos utilizaron a nueve serpentineros (mismo número que los Tigres) y el partido tuvo una duración de 5 horas y 21 minutos. La entrada oficial fue de 18,965.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *