Sebastián Valle, miembro de una familia de deportistas

agosto 3, 2019

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Iván “El Terrible” Valle peleó en varias ciudades de Estados Unidos

Con la misma emoción con la que un papá va a la Liga Yucatán a ver jugar a su hijo, así vino a Mérida don Rafael Valle Orduño y su esposa, señora Rosa María Velázquez Pacheco.

Viajaron desde Los Mochis para ver jugar a Sebastián.

“Es una gran satisfacción ver en acción a mi hijo; como todo padre cuando ves triunfar a uno de tus hijos”, dijo don Rafael Valle, antes del primer choque de la serie entre los Leones, con los que juega Sebastián Valle, y los Tigres de Quintana Roo.

Los tres hijos varones de los esposos Valle Velázquez estuvieron ligados al deporte. Antonio, el mayor, jugó fútbol, pero una lesión lo alejó de las canchas.

El otro, Iván, fue boxeador profesional.

“Le decían ‘El Relámpago’ y era muy bueno. Se retiró joven porque su manejador (el “Cochul” Montiel) no le conseguía peleas”.

Iván se retiró en octubre de 2010, luego de perder ante el fiipino Mercito Gesta en el Hotel Sheraton de San Diego, poniendo fin a una carrera que comenzó en 1997, en la que obtuvo 28 victorias, 24 de ellas por nócaut, con once derrotas y tres empates.

Una de esas derrotas fue ante Humberto “Zorrita” Soto en Las Vegas.

El único que sigue vigente es el pequeño Sebastián.

“Cuando destacó en la Liga Mexicana del Pacífico dijeron: ‘nació otro Espino’. Ese año fue Novato del año”, recordó Valle Orduño, quien también relató cómo fue firmado por Tomás Herrera para los Filis de Filadelfia, y también el consejo que dio a la familia en una comida: “No dejen que se case”.

Don Rafael tiene fresca en la memoria los inicios de Sebastián en la Liga del Valle de Los Mochis y su paso por un circuito en Ahome.

¿Quién fue el que lo inició como receptor?

“Su mamá”, dijo, mientras observaba a Sebastián, quien se acercó a escuchar la charla. Y el receptor de los Leones señaló:

“Ella fue mi primera entrenadora; ella me enseñó”, dijo el máscara melenudo.

Don Rafael habló orgulloso de algunos de los logros de Sebastián.

“Produjo siete en un partido en una Serie del Caribe, 14 en una semana y bateó dos ‘grand slams’”, dijo.

“Son satisfacciones que se lleva uno”, señaló.

Sebastián Valle Velázquez, con su padre, don Rafael Valle Orduño, esta tarde en el Kukulcán

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *