Especial de Eduardo Vera en la web de los Indios

agosto 1, 2019

Nota de Anna Kayser, publicada en el sitio web de los Indios de Indianápolis con la imagen que acompaña esta historia, en la que aparece Eduardo Vera con el uniforme de los Indios de Indianápolis (filial de AAA de Pittsburgh) y con el de la selección Yucatán, cuando era un niño y jugaba en la Liga Yucatán:

Desde las calles de Mérida, México, hasta el montículo de Victory Field, el sueño de Eduardo Vera de ser un jugador de las Grandes Ligas nunca ha flaqueado.

Primero se le presentó el béisbol en el vecindario donde creció, pasando horas afuera jugando con otros niños. Jugaban con palos y piedras o con cualquier cosa que encontraban.

Uno de sus vecinos que jugaba en un equipo de la liga pequeña lo guió para comenzar a jugar.

Sus padres se juntaron y decidieron comenzar a enviar a Eduardo a las prácticas de un equipo de las ligas pequeñas para su primer contacto con el béisbol organizado.

“Desde que tenía 10 años le dije a mi papá que quería ser jugador de las Grandes Ligas. Fui y me enamoré del juego”, dijo Vera. “Mi sueño comenzó allí”.

Sin tener idea de cómo se desarrollaría su futuro, Vera jugó en la liga pequeña durante tres temporadas, antes de firmar con un equipo mexicano (los Leones de Yucatán) a los 13 años. Cuando tenía 16, comenzó a aprender más sobre el proceso de firma y cómo hacer carrera en el béisbol. Y a soñar en la medida de lo posible.

Tuvo pruebas con diferentes equipos, y los Piratas de Pittsburgh fueron a verlo cuando tenía 17 años.

“Los Piratas me observaron en México”, dijo Vera. “Esperé como seis meses más o menos, volvieron con un contrato y firmé”.

Su carrera en Pittsburgh comenzó en Boca Chica, República Dominicana, a 1,266 millas de Mérida, México, su ciudad natal. Pasó dos temporadas con los Piratas en la Liga de Desarrollo de República Dominicana, antes de mudarse a Florida para jugar en la Liga de la Costa del Golfo.

En 2015 experimentó un revés en su carrera: la cirugía Tommy John.

“Pensé que todo había terminado. Fue difícil. A veces sentía mucho dolor”, dijo Vera. “Pero al final del día, comencé a trabajar duro y después de eso comencé a lanzar mejor, a lanzar más fuerte. Me sentí más maduro física y mentalmente”.

Regresó al campo en 2016, nuevamente con los Piratas en la Liga de la Costa del Golfo, antes de que su carrera comenzara a despegar en 2017. Pasó todo el año con West Virginia en Clase A, y luego saltó dos niveles en 2018 para terminar la temporada con Altoona, en Doble A.

Su viaje desde México y la República Dominicana a Florida, Altoona y ahora Indianápolis tuvo sus dificultades. El aspecto organizativo del sistema de las Ligas Menores fue algo que no entendió del todo hasta que se incorporó.

“Tenía que llegar a tiempo para todo y tenía que ser más serio sobre todo; eso fue un poco difícil, pero si quieres cumplir tu sueño, tienes que trabajar duro todo el tiempo”, dijo Vera.

Otra barrera fue el idioma, pero Vera hablaba los conceptos básicos del inglés antes de venir a los Estados Unidos. Al hablar con sus compañeros de equipo, comenzó a aprender más y a hablar con fluidez.

Algunos de esos compañeros de equipo de los Estados Unidos estaban en la Liga Mexicana tratando de construir su carrera para volver a las Grandes Ligas, y esos jugadores eran algunos a los que admiraba.

Vera no está solo en la lista internacional de los Indios de Indianápolis. Solo esta temporada, la Tribu ha acogido a 16 jugadores diferentes de ocho países fuera de los Estados Unidos. Ocho de esos jugadores son de la República Dominicana, dos de Venezuela; hay de otras partes del mundo, de Panamá hasta Corea del Sur. Vera es el único jugador de México y el primero en ponerse el uniforme de los Indios de Indianápolis desde Alí Solís en 2013.

Ahora, con solo 25 años y a un paso de su sueño de infancia, Vera se siente bien con lo que ha logrado hasta ahora.

“Estoy orgulloso de lo que he realizado. He estado como ocho años en las Ligas Menores, y el ser titular en Triple A, es un gran logro para mí”, dijo Vera. “Definitivamente quiero llegar a las Grandes Ligas y ese es mi sueño, pero llegar hasta aquí ha sido realmente bueno”.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *