Las joyas sin hit ni carrera combinadas

julio 27, 2019

COLUMNA: LANZANDO PARA HOME

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ

Ya hubo 301 partidos sin hit, ni carrera a lo largo de la historia de Ligas Mayores, algunos de ellos en forma combinada.

El primero fue con Babe Ruth como pítcher el 23 de junio de 1917. Se enfrentó al primer bateador de los Senadores de Washington, Ray Morgan, que fue la causa de la salida del montículo de Ruth, porque se peleó con el umpire principal y fue expulsado. Fue relevado por Ernie Shore y al primer lanzamiento, Morgan trató de robarse la segunda base y fue puesto out.

De ahí en adelante la labor de Shore fue magnífica y terminó ganando por 4-0. Tuvieron que pasar 58 años, para que hubiera otro juego sin hit, ni carrera, donde se utilizara más de un pítcher.

El 28 de septiembre de 1975, Vida Blue de los Atléticos empezó lanzando ante los Angelinos y tras de cinco entradas, fue relevado primero por Glenn Abbot, que estuvo una entrada en la loma, siguió Paul Lindbland con otra y cerró Rollie Fingers con las dos últimas entradas.

Al año siguiente el 28 de julio de 1976, los Medias Blancas vencieron a los Atléticos con Blue Moon Odom, lanzando las primeras cinco entradas y el mexicano Pancho Barrios se encargó del resto en la victoria patipálida.

Pasaron algunos años para que se diera un encuentro de esta naturaleza y el 11 de abril de 1990, con el mínimo marcador de 1-0. Los Angels derrotaron a los Marineros de Seattle, teniendo en la loma a Blue Moon Odom durante cinco entradas y del resto, se encargó el mexicano Pancho Barrios.

En la temporada de 1991, hubo dos juegos de doble cero, con más de un pítcher. El 13 de julio de 1991, los Orioles pasaron 2-0 sobre los Atléticos con Bob Melacki, que estuvo seis entradas en la loma. Le siguió Mike Flanagan, luego Mark Williamson y cerró Gregg Olson, imponiendo marca de más pítcheres en un partido de esta naturaleza.

Ese año, el 11 de septiembre, los Bravos de Atlanta derrotaron 1-0 a los Padres con Kent Mercker que estuvo seis entradas en el cerro, Mike Flanagan dos y cerró Alejandro Peña.

Francisco Córdova (izquierda) y Ricardo Rincón. La foto es de Más noticias

Cómo olvidar el partido de los mexicanos Francisco Córdova, que estuvo en la loma durante nueve entradas y lo relevó el ganador Ricardo Rincón, en la victoria de 3-0 de los Piratas sobre los Astros.

En partido que estuvo fuera de serie, el ganador Astros (8-0 sobre los Yankees) utilizó la friolera de seis lanzadores, empezando con Roy Oswalt con una entrada, siguió Peter Munro con dos y dos tercios, Kirk Sarloos con una entrada y un tercio, el ganador Brad Lidge con par de episodios, un inning para Octavio Dotel y finalmente Billy Wagner con el último episodio.

En 2014, el 1 de septiembre, los Filis vencieron a los Bravos 7-0. Las seis primeras entradas para el ganador Cole Hamels, uno para Jacke Dickman, otro para Ken Giles y cerró Jonathan Papelbon. Cuatro años más tarde los Dodgers derrotaron 4-0 a los Padres con Walter Buehler lanzando seis entradas, cerrando con una entrada, tres pítcheres más.

El más reciente el 12 de julio del 2019, donde Angels ganó 13-0 a Marineros, con Taylor Cole como abridor y dos entradas en la loma, el resto para el ganador Félix Peña. Fue un juego increiblemente emocional, después del fallecimiento de Tyler Skaggs.

Después más lanzamientos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *