Los Diablos alargan el mal inicio de los Leones

abril 10, 2019

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Fríos y calculadores, aprovechando las debilidades del rival, los Diablos Rojos de México hicieron lo necesario para propinar a los Leones de Yucatán su cuarta derrota consecutiva en este arranque de temporada, apagando el entusiasmo de una feligresía que asistió entusiasmada al Parque Kukulcán.

Los Diablos vencieron 5-4 a los melenudos en diez entradas, tras recuperarse de una desventaja de 3-0, aprovechando la fragilidad del relevo intermedio… como hicieron los Sultanes.

Los Leones empataron en la novena al aprovechar el descontrol del relevista Pedro Beato, cuando Jorge Flores pegó sencillo, avanzó a la antesala por dos wildpitches consecutivos y, tras rola de Luis Juárez al campo corto, Flores empató con rodado de Dustin Geiger, una culebra que salió de foul y se metió a terreno de fair poco antes de llegar a la inicial.

Y en la décima, los Diablos, fríos, pero con una pata de conejo en su dugout, se llevaron la victoria. Y lo hicieron de manera similar a como les empataron poco antes.

Ronald Belisario propinó pelotazo a Carlos Figueroa, quien llegó a segunda por pásbol del debutante José Barraza, avanzó a tercera por sacrificio de Iván Terrazas y anotó la carrera de la diferencia… por un wildpitch.

Fue la segunda ocasión que Pingos y melenudos se ven las caras en una noche inaugural. La anterior fue en 1980, cuando los Diablos tenían en el timón al inolvidable Benjamín “Cananea” Reyes y uno de sus coaches era Carlos Paz, quien un año antes había dirigido a los melenudos en el retorno de las fieras a la Liga Mexicana.

Pero, no sé a usted, a estos Pingos del “Flamingo” Bojórquez les falta pimienta y conectar con la grada, como hacía “Cananea”. Les falta calor y espíritu de lucha. Se notan fríos y calculadores. Su primera carrera se registró por un wildpitch y en la séptima, cuando hicieron tres anotaciones ante el débil bulpén, una e las anotaciones fue por una mala revirada de Ismael Guillón, el más desafortunado relevista de los de casa.

Y ya l conté cómo se registró la carrera del triunfo.

Ciertamente Samayoa estuvo espléndido, combinando muy bien sus disparos. No mostró gran velocidad, pero sí colocación de sus envíos. En las primeras cinco entradas realizó 65 pitcheos, con seis ponches y apenas un hit, sencillo de “Chuyito” Fabela, en la tercera entrada.

Y mientras el sonorense dictaba cátedra sobre la loma, Garabez Rosa se presentaba ante la afición.

Y lo hizo de manera por demás estruendosa.

En la segunda, en su primera vez al bate y al segundo lanzamiento del zurdo Arturo López, Rosa conectó su primer bambinazo del año, una línea por el callejón de poder, entre los prados central y derecho.

Luego, en la cuarta, Garabez volvió a aparecer. El dominicano encendió la ofensiva con biangular al rincón del bosque derecho y anotó la segunda con triple de Leo Heras al central. Jonathan Jones fue ponchado y Heras, luego de eludir el cañonazo que lamió la raya de cal que bateó Humberto Sosa, anotó la tercera. El receptor veracruzano se apuntó doblete, su cuarto del naciente torneo.

En la sexta, Samayoa dejó el montículo. Tras realizar 81 pitcheos (54 de ellos strikes) admitió una carrera.

“Chuyito” le pegó sencillo, avanzó a la esquina caliente con rolas consecutivas de Carlos Figueroa e Iván Terrazas, y anotó cuando Samayoa cometió un wildpitch en la cuarta bola mala que le envió a Adonis García. Japhet Amador siguió con sencillo y Luis Carlos Rivera le aplicó la grúa a Samayoa. Lo relevó Manuel Chávez, quien ponchó a Owaldo Arcia para bajar el telón de la entrada.

Samayoa lanzó cinco rollos y dos tercios, con tres hits, una carrera, dos pasaportes y seis ponches.

Y tras el sonorense y Chávez, el desfile del lado flaco de los Leones: el relevo intermedio. Belisario, séptimo lanzador de las fieras, fue el derrotado y Pedro Beato, sexto pítcher de la visita, el ganador.

COMIENZA EL SUPLICIO

David Gutiérrez subió al abrirse la séptima entrada y lo recibió David Vidal con biangular al izquierdo y anotó con sencillo del “Haper” Gamboa, quien se instaló en la intermedia poco después con sacrificio de Armando Araíza.

Gutiérrez golpeó a “Chuyito” Fabela y fue removido. El venezolano Ismael Guillón lo relevó y sacó el primer out en un pitcheo: Carlos Figueroa elevó al central.

Y bateando Iván Terrazas, Guillón se reviró a la inicial e hizo un envío abierto, error que permitió a Gamboa anotar el 3-3. Terrazas, el gran capitán pingo, siguió con doblete al izquierdo, que envió a Fabela al pentágono con la cuarta.

En el cierre los Leones ejaron escapar una gran oportunidad. Natanael Santiago inició su trabajo de relevo con pelotazo a José Juan Aguilar, quien llegó a segunda por hit de Jorge Flores en intento de sacrificio. Dos hombres en base sin out. El colega Esteban Cruz Obando casi gritó en la caseta de prensa: aquí mínimo empatan los Leones. Según él, era difícil que no anotaran, con dos hombres en circulación sin out. Pero el periodista falló.

Luis Juárez elevó a territorio corto del izquierdo para el primer out, Dustin Geiger fue ponchado y Garabez elevó al central. Como pitonizo, don Esteban se muere de hambre.

COMPLEMENTARIAS: El partido finalizó a las 01:09 horas de hoy miércoles, cuando sólo quedaba la mitad de los 12 mil aficionados que hicieron girar los torniquetes.

Hubo cuatro jugadas a revisión que hicieron más largo el choque. Y, a partir de este año, esas jugadas ya se pueden transmitir en las pantallas de los estadios.

Hoy miércoles a las 20 horas se jugará el segundo de la serie, en el que los Leones buscarán salir del sótano, que en estos momentos comparten con los Olmecas de Tabasco, ambos con 0-4.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *