Que los Venados habrían sido propiedad del “Chapo” Guzmán

diciembre 12, 2018

Redacción arrobadeportes.com

Tirso Martínez Sánchez, “El Futbolista”, “El ingeniero”, “El mecánico” o “El tío”, reveló que Joaquín “El Chapo” Guzmán realizaba presuntas inversiones millonarias al adquirir equipos del fútbol mexicano, entre ellos los Venados de Yucatán, informaron medios electrónicos mexicanos.

La nota en EJE CENTRAL

La nota en LA NETA NOTICIAS

El testigo en el “Juicio del Siglo” que se le sigue al narcotraficante, presunto distribuidor de cocaína del Cártel de Sinaloa en Estados Unidos, dijo en el juicio que Guzmán Loera era dueño de equipos profesionales en Querétaro, Celaya, Irapuato, La Piedad y Mérida.

(Hace algunos años, se dijo que los Venados pertenecieron a un narcotraficante conocido como “El Tío” o “El Señor”, pero nunca se mencionó al “Chapo”).

Indicó que los Venados de Yucatán fueron adquiridos por entre 600 y 700 mil dólares, y que los Reboceros de La Piedad los compró en 2 millones 200 mil dólares, franquicia que, ya en Primera División, fue vendida en 10 millones de dólares, luego de liquidar a jugadores y empleados.

Martínez dijo que entre los años 2000 y 2003 ganó casi 50 millones de dólares de los negocios del narcotráfico y decidió invertirlos en el fútbol mexicano.

Martínez Sánchez fungió como dueño del Querétaro de 2002 a 2004 y además se desempeñaba como directivo del Irapuato en ese mismo lapso, club que ascendió al Máximo Circuito en 2003.

En 2004, la Federación Mexicana de Futbol decidió desafiliar al Querétaro e Irapuato argumentando una reestructuración de 20 a 18 equipos la hoy Liga MX, manteniendo actualmente dicha cantidad en competencia.

Un reporte de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) en 2012, alertó a las autoridades mexicanas de que entre 2003 y 2006 mafias colombianas utilizaban equipos del balompié nacional para lavar activos, entre los que destacaron Necaxa, Puebla, Santos y Salamanca.

Ilustración de Mario Peniche Gorocica (Mape Sport)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *