Aquella racha que rompió el bate de Ray Torres

noviembre 24, 2018

Por  ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ

En el béisbol de invierno, desde que se inició la Liga de la Costa del Pacífico en 1945, pasando por la Liga Invernal de Sonora, Invernal Sonora-Sinaloa y ahora en la Liga Mexicana del Pacífico, solo William “Barney” Serrell, jugando para Los Mochis, conectó 4 cuadrangulares.

Sucedió en un partido de entradas extras celebrado en el Estadio “Álvaro Obregón”, el 6 de enero de 1957, y lo perdieron los Cañeros.

En 1982, Ray Torres se convierte en el primer jugdor de los Naranjeros en batear jonrón después de 34 partidos sin bambinazos

El que estuvo a punto de repetir fue Willie Aikens, cuando militaba con los Venados en la semifinal contra Guasave, el miércoles 14 de enero de 1987 en el “Francisco Carranza Limón”, cuando tras  batear tres cuadrangulares parecía que la bola bateada en su quinto turno, se iba al otro lado por el jardín derecho, pero Ray Cossey, realizó un gran brinco y sacó la pelota del otro lado, pero no pudo conservarla en su guante y la metió al terreno, siendo un doblete.

Ese día Aikens se fue de 6-6 con 3 jonrones, el doblete y dos sencillos, en la paliza que le dieron a los Algodoneros por 17-6.

En cambio en Liga Mexicana son cinco  los que han bateado 4 cuadrangulares y nuestro conocido Derek Bryant, jugando para Tampico, por poco y batea el quinto en el Parque de Aguascalientes, pegando la pelota en el filo de la barda, se regresó al terreno y fue triple, imponiendo marca de bases alcanzadas con 19, la misma cantidad de la marca de Ligas Mayores en poder Shawn Green de los Dodgers, que el 23 de mayo del 2002 en el Miller Park, se fue de 6-6 con 4 jonrones, un doble y un sencillo.

Lo que me llama la atención de los que han bateado cuatro jonrones en la pelota de verano, cuatro de ellos no han conseguido tres en la pelota de invierno. Solo Ricardo “El Suavecito” Sáenz, de Monclova, se voló cuatro veces la barda de Aguascalientes, el 28 de junio del 2003 y en la pelota invernal, dos veces, bateó tres cuadrangulares.

Jugando para Mexicali el domingo 19 de noviembre del 2000, bateó sus jonrones 8, 9 y 10 en un encuentro de 7 entradas, que ganaron los Águilas por 12-6 a los Algodoneros.

Repitió el truco el martes 12 de noviembre del 2002 en el mismo Nido de los Águilas contra los Cañeros, en partido de 9 entradas, que terminó 8-0, con crédito para Rafael Piña.

Roy Johnson jugando para Campeche y también en el “Alberto Romo Chávez” de Aguascalientes, conectó cuatro jonrones, contra el pitcheo de los Rieleros, pero en invierno, nunca pudo batear tres cuadrangulares.

El guaymense Miguel Ojeda en verano, tuvo campañas de 25 jonrones con los Diablos Rojos y el 19 de mayo del 2000, consiguió entrar al libro de récords con 4 bambinazos ante el pitcheo de Monclova.

Con Mazatlán, Miguel, conocido como “El Negro de Guaymas”, nunca pudo terminar una temporada con 10 o más jonrones.

Jorge Alberto “Chato” Vásquez puso a volar cuatro pelotas sobre las cercas en el 2006 ante el pitcheo de Tabasco, pero con Culiacán no pudo volarse la barda en tres ocasiones en un juego…

Y AQUELLA AUSENCIA DE JONRONES…

Los récords en el béisbol son tantos que sería imposible saber de ellos.

En lo personal me llaman la atención dos de ellos y se refieren a los jonrones en el actual béisbol de invierno.

La temporada de 1982-83 se jugó sin extranjeros y una de esas marcas está en poder de los Naranjeros, que es, más juegos consecutivos sin conectar jonrón.

La campaña dio comienzo el martes 5 de octubre y Hermosillo tuvo inauguración, perdiendo 2-0 ante Guaymas, en partido en el que Eleno Cuen venció a Maximino León.

Roy Johnson. jugando para Campeche, bateó cuatro jonrones en el Romo Chávez de Aguascalientes

Al día siguiente en Guaymas, Hermosillo les regresó la lechada idéntica de 2-0 con labor completa de Carlos Ibarra. Cuatro encuentros en Hermosillo contra Mexicali, donde sólo Carlos López de las Águilas, bateó cuadrangular en el primero y perdieron por limpia la serie.

En Obregón ganan uno de los cuatro y solo se batea un jonrón, que fue de Francisco “Chino” Márquez de los Yaquis. Dividen con los Tomateros al ganar cada equipo dos juegos y cero jonrones en los cuatro encuentros.

Reciben a los Ostioneros y tras de perder el primero por 4-3 con crédito para Eleno Cuen, ganan el segundo en 12 entradas por 6-5, el tercero por 2-1 y cierran con otro de 2-1, pero ningún cuadrangular de los dos equipos. Se van a Tijuana donde dividen en la serie de cuatro y ninguno de los dos equipos bateó jonrón.

En Guasave el domingo 31 de octubre doble juego, ganando los dos los Algodoneros y el único bambinazo fue del tercera base de Guasave, Alejandro Ortiz. Los que los Algodoneros se llevaron la serie 3-1. Regresan a Hermosillo y Navojoa gana 5-2, bateando jonrón Fernando Camargo.

Luego Maximino León blanquea 6-0 a los Mayos con cero jonrones. Navojoa gana el tercero  7-3 (Humberto Robles, de los visitantes, pone a volar la pelota) y los Naranjeros empatan la serie con triunfo de 1-0 de Carlos Ibarra.

De visita en Los Mochis, Maximino León blanquea 4-0 a los Cañeros, pero cero cuadrangulares. Los Mochis les regresa la blanqueada al son de 4-0 con pitcheo de Héctor Ríos, el tercero queda 2-1 y el cuarto 2-0 a favor de los Cañeros.

Finalmente el sábado 13 de noviembre de 1982, los Naranjeros  en su casa derrotan 2-1 a Mazatlán con pitcheo de Francisco Montaño y Ray Torres se convierte en el primero en batear jonrón después de 34 juegos por parte de Hermosillo.

Todo lo contrario el récord de más juegos bateando jonrón, está el poder de los Tomateros de Culiacán que se pasaron 21 juego seguidos poniendo a volar la esférica.

Era el viernes 15 de octubre del 2004, donde los Tomateros perdieron en Hermosillo por 12-4, pero hubo jonrones de Adán Amezcua y Ruben Rivera, pero perdieron ante los Naranjeros.

Al día siguiente vencen 6-3 a Hermosillo y de nuevo Rubén Rivera la puso a volar. Se llevan la serie con pizarra de 5-1, con cuadrangulares de los Adanes, Amézcua y Muñoz. Reciben a los Mayos de Navojoa y los derrotan por 11-5 (Rubén Rivera), 5-2 (Jorge Cantú) y 6-3 (Ray Martínez).

De regreso a su parque, pierden la serie ante los Cañeros dos a uno, pero en cada uno de ellos, batean cuadrangular. Llegan a Obregón ganando 7-6 con jonrones de Jorge Cantú y Ray Martínez.

El miércoles pierden ante Yaquis por 5-2 y las dos carreras con jonrones de Ray Martínez y Jorge “Chato” Vásquez. Apalean en el decisivo por 12-2, donde Ray Martínez batea dos, Adán Muñoz otros dos y Jorge Cantú.

Reciben a los Naranjeros el viernes 29 de Octubre, ganando por 4-2, con bambinazos de Kit Pelow y del “Chato” Vásquez.

Así se fueron bateando cuando menos un jonrón, hasta el miércoles 10 de noviembre de 2004.

En Culiacán, vencieron 9-6 a los Venados y el único jonrón del encuentro lo bateó Miguel Ojeda de Mazatlán. Fueron 21 juegos en forma seguida, bateando cuando menos un cuadrangular… Después más lanzamientos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *