No es rencor a los Sultanes, son los atributos del “Pepón”

junio 21, 2018

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Es cuestión de física, no de sentimientos.

Luis Juárez bateó anoche un par de cuadrangulares ante el equipo en el que nació para el béisbol profesional, con el que estuvo los nueve primeros años de su carrera en la Liga Mexicana, que lo envió a los Leones luego de su mejor año con el bate, al disparar 14 cuadrangulares en la campaña de 2017.

¿Hay rencor? Luis Felipe dice que no.

Y la física lo confirma.

“No estoy tomando represalias”, dijo anoche el sinaloense de 28 años, luego de ser la figura ofensiva del choque que los Leones de Yucatán se agenciaron 6-1 ante los Sultanes de Monterrey, en el primer encuentro de la Serie del Rey de la Liga Mexicana de Béisbol.

Luis Juárez, durante la rueda de prensa realizada después del partido

“No hay nada de eso; al contrario, estoy agradecido con ellos porque me dieron la oportunidad de jugar en el béisbol profesional”, dijo el carismático cañonero, quien se fue de 4-3, con par de cuadrangulares y tres remolcadas.

La clave no es el rencor sino la gran energía potencial que el “Pepón” tiene almacenada en los brazos, que se convierte en energía cinética, que libera al hacer el “swing”.

Pero esa energía acumulada en sus granes brazos no lo es todo. También influye la velocidad con la que mueve el bate. Mientras más rápido mueve la majagua, más energía genera. El “Pepón” tiene todo eso y algo más.

“Soy ahora más paciente, un poquito más, y más tranquilo en el home. Me concentro y espero que se equivoque el lanzador”, dijo en la rueda de prensa posterior al partido.

Pero además de la energía acumulada en los músculos de sus brazos, a la rapidez para hacer el “swing” y a su paciencia en la caja de bateo, hay algo más.

“Gracias a Dios salieron los batazos”.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *