Tras una batalla campal, los Sultanes empatan la serie

junio 14, 2018

Imparable de oro de Agustín Murillo en la undécima entrada remolcó a Chris Roberson con la carrera que rompió un empate 3-3 y dio a los Sultanes de Monterrey una victoria de 4-3 sobre los Toros de Tijuana, en el cuarto choque de la Serie de Campeonato de la Zona Norte, jugado este miércoles en el Estadio Gasmart de Tijuana.

La serie se encuentra empatada a dos victorias y se aseguró el retorno de la misma a Monterrey para definir al finalista.

El partido, de grandes emociones y jugadas de alto nivel, se vio empañado por una batalla campal en el cierre de la undécima entrada. Es tanta la tension y la rivalidad entre ambos equipos, que a la primera provocación explotan los ánimos.

Los Toros enviaron el partido a episodios extras en la novena entrada cuando empataron la pizarra 3-3 ante el as del relevo Wirfin Obispo, con sencillos ligados de Miguel Torrero, José Guadalupe Chávez e Isaac Rodríguez.

En la entrada 11, ante el derrotado Sergio Mitre, Roberson atizó doblete con dos outs y anotó con rola lenta de hit de Murillo a la pradera derecha.

El triunfo fue para Manny Acosta, quien en una entrada y dos tercios toleró dos indiscutibles, firmó dos boletos y poncho a uno.

Por los Toros, Cyle Hankerd bateó cuadrangular de dos carreras en la sexta ante el abridor Jorge Reyes.

Por los Sultanes hubo bambinazo de Víctor Mendoza.

BATALLA CAMPAL

En el cierre de la undécima entrada, ardió Troya en el Gasmart, luego de una apretada jugada en el plato.

Poco después que los Sultanes tomaron ventaja de 4-3 en la parte alta, los Toros fueron en busca del empate en el cierre. Manny Acosta firmó boleto a José Guadalupe Chávez, quien avanzó con sacrificio de Isaac Rodríguez; Dustin Martin siguió con sencillo al derecho, Chávez se fue al plato, pero Yadir Drake hizo un gran disparo al receptor Ángel Chavarín, quien arriesgando el físico, se lanzó a cubrir el plato y a tocar al corredor, para el segundo out.

Chavarín tomó la pelota, volteó a ver a Chávez y celebró en su cara, lo que ocasionó la molestia de un par de jugadores de los tijuanenses, que se acercaron al plato a reclamar, pero de la caseta de los Sultanes salió un jugador no identificado, quien se fue sobre ellos y comenzó a lanzar puñetazos. Esa fue la chispa que prendió la mecha.

Las bancas se vaciaron y los golpes menudearon; fue un ir y venir, con carreras y golpes a tutiplén. Incluso, un jugador de los Toros cayó dentro del dugout de los Sultanes. No fue el tradicional amontonamiento con algunos empujones de los jugadores de los dos equipos; fue en verdad una pelea callejera en la que, incluso, al menos un jugador salió sangrando.

El umpire del plato, Humberto “Lobito” Sáiz, no expulsó a ninguno, aunque al parecer hará un extenso reporte de los bochornosos acontecimientos.

Finalmente, Cyle Hankerd cedió el tercer out en una línea al torpedero Ramiro Peña, para concretar el triunfo de los regios.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *