Anilú Valencia, “maestra del sable”

mayo 29, 2018

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

En las próximas semanas, Verónica Anilú Valencia Brito se graduará como profesora en el Instituto Superior de Educación Normal del Centro Educativo Rodríguez Tamayo, Campus Ciudad Caucel, pero desde hace cuatro años es maestra del sable.

Anilú Valencia, en una sesión de fotos en el ISEN. Fotos cortesía de ese instituto

Menudita, sonriendo casi siempre, de fácil palabra, como buena licenciada en Educación Primaria que será en breve, Anilú contó parte de su trayectoria en la esgrima, del gran apoyo de su entrenador Ángel Díaz Farfán, de su recorrido por los escenarios internacionales, y presumió sus decenas de medallas, coleccionadas en la Olimpíada Nacional, el Nacional Juvenil y en Copas Panamericanas y Mundiales.

Anilú conoció la esgrima cuando a los 12 años asistió a un curso de verano. Fue un caso de amor a primera vista. Después del curso de verano, comenzó a entrenar bajo las órdenes de Díaz Farfán en la Unidad Kukulcán, en lo que fue el inicio de su trayectoria.

“Desconocía la esgrima y me metí por curiosidad, para ver de qué se trataba y me gustó. Tenía 12 años, que es la edad ideal para comenzar en este deporte. Y me encantó”.

No fue difícil seleccionar el arma de la pequeña mosquetera: ¿sable, espada o florete? Sable. Anilú se especializó en sable porque, dijo, “es la más adecuada por mi (baja) estatura y por mis cualidades, pues soy rápida y tengo mucha habilidad. Desde que llegué, Ángel dijo que tenía que se sablista”, comentó, en una entrevista que concedió en una de las aulas del ISEN.

Para la futura profesora, la esgrima ya es parte de su vida.

“Me ha permitido viajar, conocer otros países, otros Estados y tener amigos por todos lados. Una de mis mejores amigas es Vanessa Infante, de Tamaulipas, quien viene a pasar sus vacaciones a mi casa”.

Precisamente Vanessa fue su compañera en el elenco mexicano que ganó la medalla de oro por equipos juveniles en la Copa del Mundo de Costa Rica realizada en San José en 2016. Además de Vanessa y Anilú integraron el equipo las bajacalifornianas Tania Arrayales y Julieta Toledo.

Ese 2016 fue mágico para Anilú Valencia, ya que obtuvo la medalla de plata en la Copa Panamericana de Toronto, Canadá, y fue clasificada en el puesto 29 del ranking mundial.

La futura profesora, hija de los esposos, José Alberto Valencia Osorno y Angélica Brito Herrera, comenzó su trayectoria internacional hace cuatro años, cuando intervino con México en la Copa Satélite Internacional y más tarde en la Copa Fair Play, ambas en Cancún. En esta última se colgó la medalla de bronce.

Al año siguiente, como integrante de la selección mexicana, participó en la Copa del Mundo realizada en Francia, en la Copa Mundial de Segovia, España, y estuvo varias semanas entrenando en un campamento en Madrid.

En el futuro próximo, Anilú podría aceptar una invitación de la Universidad Marista para estudiar una maestría y seguir compitiendo en la Universíada, como lo ha hecho en los últimos años defendiendo los colores del CERT-ISEN en la máxima competencia estudiantil de México.

Este año, Anilú quedó en quinto lugar en la Universíada celebrada en Toluca, luego de clasificar cuarta en un “mega regional” realizado en Guadalajara, donde fue cuarta entre 25 sablistas de todo el país.

“Me siento muy contenta y agradecida con el apoyo del ISEN, pues han sido muy flexibles conmigo, para que no descuide mis entrenamientos, además de que me han apoyado económicamente para los viajes”, dijo la “profesora del sable”, quien en las próximas semanas tendrá otro título, el más importante de su vida: licenciada en Educación Primaria.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *