La hija de Tony Perezchica, estrella del sóftbol de EE.UU.

mayo 13, 2018

De tal palo tal astilla.

Eso se pued decir de la familia Perezchica.

Antonio Perezchica, seleccionado por los Gigantes de San Francisco en la tercera ronda del draft de 1984 (el 63º jugador en general), redactó su historia en el béisbol profesional de Estados Unidos. Ahora su hija Jasmine quiere hacer la suya.

Tony Perezchica jugó once temporadas, en las que bateó 78 jonrones en las Menores y .228 en 69 partidos en las Grandes Ligas en cuatro temporadas para los Gigantes y los Indios de Cleveland.

Después de la temporada de 1995 en la que bateó para .257 con 44 carreras impulsadas para los Clippers de Columbus (entonces sucursal de AAA de los Yankees), Perezchica concluyó su carrera como jugador a los 30 años, jugando una temporada para los Tigres de México en la Liga Mexicana.

Jasmine Perezchica, una estrella para las estafas en el sóftbol colgial

Después de seis temporadas tcomo coach de bateo en varios niveles con los Yanquis, se ha convertido en una parte integral de los Diamondbacks de Arizona en los últimos 16 años, primero como manager de ligas menores antes de convertirse en coach de tercera base de los D-Backs.

Bajo el mando del mánager Torey Lovullo y con Perezchica como coach de tercer base, Arizona ganó 93 partidos la temporada pasada.

La menor de las tres hijas de Perezchica, Jasmine, sigue los pasos de su padre.

Estudiante de segundo año en Palm Desert High, la outfield del equipo universitario batea para .659 con 10 robos (en 10 intentos) en 10 encuentros. Pero eso no es una fantasía.

El año pasado bateó para .538 en su primer año en La Quinta High, con 16 robos en 17 intentos.

“Estoy muy orgulloso de lo que está haciendo”, dice Tony sobre Jasmine. “Y hay talento allí. Cuando la veo jugar, a veces sacudo la cabeza y me río. Hace cosas que todos estos jóvenes con los que he trabajado durante muchos años no hacen”, dijo.

“Ella aprendió muy rápido”, recuerda Tony. “Y cuando vi que realmente podía correr, pensé, ‘Wow’. Luego, en contra de sus deseos, decidimos convertirla en una bateadora zurda. Al principio no le gustó, pero se acostumbró muy rápido”, dijo el ex jugador mexicano, quien afirma que Jsmine “es mucho mejor que yo a su edad. Tenía talento, pero me hubiera gustado correr como lo hace”.

La joven ha sido una esponja, consideró Judd Spicer, en un reportaje para el diario “The Desert Sun”. Jasmine afirmó:

“Realmente (mi padre) me ayudó a desarrollar mi velocidad, pero realmente me ayudó mentalmente. Siempre vmos los partidos juntos y analizamos qué hacen bien y qué hacen mal los jugadores”.

Uno de los atributos de la joven es su velocidad en los senderos. Papá Perezchica dijo:

“Se puede enseñar la mecánica de todo lo que quieras, pero no se puede enseñar la velocidad; ese es un talento dado por Dios”.

Nota y foto del diario Sun Desert

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *