Increíbles récords en Ligas Menores

abril 29, 2018

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ

Veamos aquellos grandes récords en las Ligas Menores que no han sido superados en las Ligas Mayores.

Es muy famosa la racha de juegos conectando de hit de Joe DiMaggio con 56 con los Yankees de Nueva York en 1941, pero antes había tenido una racha de 61 en 1933 con las Focas de San Francisco en la Liga de la Costa del Pacífico.

El récord de Ligas Menores está en poder del jardinero Joe Wilhoit con el equipo Wichita en la Liga Western en 1919. Durante 69 partidos consecutivos, Wilhoit conectó cuando menos un imparable.

Nativo de Hiawatha, Kansas (1890,) ya había jugado en Grandes Ligas con los Bravos de Boston en 1916 y estuvo durante cuatro temporadas, pero nunca tuvo una racha larga de juegos pegando de hit.

Gene Rye

Gene Rye, un jardinero chaparrito que medía 5 pies y 6 pulgadas (1.67 metros), cuando jugaba en la Liga de Texas con el equipo Waco, el 6 de agosto de 1930 contra el Beaumont bateó tres cuadrangulares en el mismo inning, entrada en la anotaron la friolera de 18 carreras y ganaron por 20-7.

Gene, cuyo verdadero apellido fue Mercantelli, fue contratado por los Medias Rojas de Boston y en 1931 en 17 juegos, bateó 7 hits en 39 turnos y todos fueron sencillos, promediando .179. Fue la única temporada en Grandes Ligas.

La mejor actuación para un pitcher en Ligas Menores es de Bob Riesener con el equipo Aces de Alexandría en la Liga Evangeline en 1949.

A los 40 años, tuvo marca de 20-0, liderando la liga en victorias, efectividad de 2.16 y blanqueadas con 4. En ese misma temporada, subió a los Pelícanos de New Orleans, donde en dos juegos le hicieron 7 carreras  y perdió ambos encuentros.

Los más cercanos son Tony Napoles, quien terminó con 18-0 en la Liga Atlántico del Norte y agregó un 4-0 en postemporada, y Francisco Montaño con 19-1 en la Liga Mexicana en 1994 con el equipo de Monclova. Montaño es nativo de Divisaderos, Sonora.

En 1982, 65,666 aficionados vieron el juego entre Denver y Omaha en la Asociación Americana, rompiendo el record de asistencia que tenía el juego entre Marlins de Miami y Columbus de 57,000, en el que Satchel Paige fue el pítcher ganador, venciendo al Columbus en la Liga Internacional.

En 1941 los Gigantes de Jersey City en la Liga Internacional impusieron marca de asistencia de 65,391 boletos vendidos al abrirse la temporada en el Rooselvet Stadium.

En nuestros circuitos de verano e invierno, no se llevan esas estadísticas, pero por lógica o es en Monterrey en el nuevo estadio o bien en el parque del Seguro Social en Liga Mexicana. En la pelota de invierno, Culiacán, es donde está el parque de más capacidad.

Cerramos con el siguiente  récord que pasó en la Liga Arizona-México el 19 de agosto de 1958, donde el equipo de Douglas, bateó 9 jonrones contra Chihuahua, pero lo interesante es que pegaron tablazos de ese mismo calibre cada uno de los que formaron la alineación.

Los obuses fueron de los jardineros, el izquierdo, Ron Wilkins, el central, Andy Provedello, el derecho, Fred Filipelli, así como el primera base, Frank “Dutch” Van Burkleo, el segunda Luis Torres, el tercera Darrell McCall, el parador en corto, Don Pulford, el catcher, Rich Binford y el pitcher Bob Clear.

El jardinero central Wilkins se fue de 6-6 y los Copper Kings ganaron 22-8. El encuentro fue suspendido en la octava entrada, por falta de visibilidad.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *