Los Leones aseguraron la serie con zarpazo de última hora

abril 1, 2018

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

El bulpén de los Navegantes de Magallanes fracasó este sábado. Ni Hssan Peña ni Pedro Rodríguez pudieron contener a los Leones en la octava entrada y, con cuatro anotaciones, las fieras le dieron la vuelta a la pizarra y vencieron a los Piratas de Campeche, 5-4, en el segundo choque de la serie que se juega en el Parque Kukulcán.

Los Leones, que ya aseguraron la serie, siguen en la cima de la Zona Sur.

El triunfo fue para Jesús Barraza, quien es el máximo ganador del Torneo de Primavera de la LMB, con 3-0. Ronald Belisario se acreditó salvamento. Barraza lanzó una entrada completa, con cero en todo.

Por lo que se ve, Barraza es el amuleto de los selváticos, pues casi cada que entra a lanzar, le dan la vuelta a la pizarra y ganan. El mazatleco ha lanzado seis entradas y un tercio y lleva tres victorias.

El ataque de los Leones de la octava estropeó una gran labor del abridor cazonero Marco Carrillo, quien navegaba con banderas desplegadas, pero los Leones tenían otros planes.

Diego Madero remolcó la carrera del triunfo con elevado de sacrificio

MALA PATA DE CARRILLO

Carrillo es uno de los lanzadores menos publicitados, pese a sus grandes trabajos. Abridor ocasional con los Sultanes, llegó a los Piratas y recibió desde el año pasado la confianza de abrir encuentros. Y no lo ha hecho mal.

Este sábado colgó cinco argollas a los Leones con serpentina de cuatro hits y dos ponches. En la sexta, cuando los rugidores reaccionaron, fue relevado por Iván Salas.

Wálter Ibarra abrió con doblete al izquierdo; a su amigo Jesús “Cacao” Valdez, su compañero con los Jefes de Peoria en Clase A con los Cachorros de Chicago en 2006, Carrillo lo eliminó en globo al central, pero llenó los senderos con transferencias a Arthur Charles y al “Pepón” Juárez. Iván Salas lo relevó y permitió que Ibarra llegue al plato con rolata de Alberto Callaspo a la antesala, que le rebotó en el guante a Jovan Rosa en lo que parecía ser un salvador doblepléi.

La labor de Carrillo fue de cinco entradas y un tercio, con cinco incogibles, dos ponches y par de pasaportes.

Parecía que tenía su primera victoria del año en su sabucán, pero el bulpén dijo otra cosa.

Con los Piratas en ventaja de 4-1, los Leones hicieron cuatro en el octavo para tomar ventaja de 5-4 ante tres lanzadores, dos de ellos estelares de la Liga de Venezuela y otro estelar de la “Naxón Zapata”.

Danny Fenández metió al cubano Hassan Peña, estelar de los Navegantes de Magallanes, y no le fue bien. El cubano llenó los senderos con pelotazo a Wálter Ibarra y sencillos de su compañero con Magallanes, Jesús Valdez, y Arthur Charles.

Luis Juárez produjo la primera con sencillo; ante el cachorro de RM, Jorge Rivera, Alberto Callaspo empujó la segunda con fly de sacrificio. Luego de un wildpitch, Rivera fue relevado por el cerrador de Magallanes, Pedro Rodríguez, quien dio boleto intencional a Leo Heras.

El ex relevista de los Leones cometió un wild y el corrdor emergente Alan López timbró la del empata 4-4. Y la anotación que adelantó a Yucatán 5-4 fue remolcada por elevado de sacrificio de Diego Madero.

APOYO DE LOS ARCABUCES

Mientras Carrillo contenía a los Leones, que entraron al partido bateando casi .300 (exactamente .296), los arcabuces filibusteros se pusieron a funcionar.

Los Piratas hicieron tres carreras en la quinta, cuando explotó el abridor Jonhatan Castellanos. Congestionaron el lunetario con doblete de Jesús Alberto Vega y pasaportes a Alberto Querales y Yosmany Guerra y rasgaron el celofán del plato cuando Jovan Rosa bateó sencillo al derecho.

Hit de Henry Rodríguez por la inicial envió a Querales con la segunda y a Castellanos a la duchas.

Lo relevó Alejandro Chavarría ante quien Olmo Rosario elevó de sacrificio al central para remolcar a Guerra con la tercera de la entrada.

En la sexta, Campeche anotó su cuarta carrera por sencillo de Azael Sánchez, doble de Querales y elevado de sacrificio de Uriak Márquez, éste, ante el relevista zurdo Óscar Félix.

Parecía que se enfilaban al triunfo. Sólo parecía…

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *