Tres gambetas

noviembre 8, 2017

Lujos de los Venados que se deben evitar

Marioni quiere porristas, no periodistas

Desequilibrio en la Liga Femenil MX

Ejemplo de la porra de los Lobos

Patiño debe quedarse con los Pumas

Por RODRIGO CORONA GASPAR

VENADOS: La victoria del viernes de 2-1 ante los Potros de la UAEM tiene que dejar enseñanzas a los astados rumbo a la Liguilla, la cual aún no es un hecho, pero, de sacar un empate en la última jornada, el viernes, ante los Cimarrones de Sonora, lo lograrán. Los ciervos se relajaron luego de anotar el 1-0 y dejaron jugar a los mexiquenses, quienes no lograron concretar sus jugadas de peligro. El partido estuvo a punto de salirse de las manos a los Venados, porque ellos quisieron. Un lujo como este no se lo pueden dar en la postemporada, en la cual todo es matar o morir. Dicho esto, también quiero señalar dos situaciones extra fútbol que mancharon la victoria. Una fue que, desde el segundo tiempo, parte de la afición yucateca le gritó “puto” al portero visitante, Alejandro Vences. Los asistentes al Iturralde se habían comportado a la altura, pero el viernes dejaron mucho qué desear. Es importante que no se haga una costumbre este tipo de situaciones. La otra es la lamentable reacción de Bruno Marioni al contestar un cuestionamiento de Fernando Solís, comentarista de Telesur, al finalizar el cotejo sobre si lo que más le preocupa al “Barullo” es el manejo de los partidos. La respuesta de Marioni fue que no se le buscaran peros al equipo y que la prensa “apoye” a los Venados, como si nuestro trabajo (el de los periodistas) sea ser porristas de los ciervos. Por favor, Bruno, uno no puede ser técnico con esa mentalidad. El trabajo de la prensa es señalar cuando las cosas salen bien o salen mal, no echarles flores en todo momento.

LIGA MX FEMENIL: El sábado pasado arrancó la Liguilla de la primera liga profesional para mujeres con el Clásico Nacional entre las Chivas y el América, que el Rebaño se llevó 4-2, luego de remontar un 2-0. Da gusto ver que de los cuatro semifinalistas, tres son de los que más invirtieron (Tigres, Águilas y Pachuca). El trío de instituciones estuvo en el top cuatro de las ofensivas. Entre ellas hicieron 135 goles de los 380 que se anotaron en la campaña y las tres permitieron menos de 17 goles. A destacar que, en las 15 fechas, las de Monterrey sólo recibieron siete anotaciones para proclamarse como la mejor defensiva. La enseñanza que nos puede dejar este primer semestre es que, si se toman en serio este torneo como lo hacen con el masculino, podrán conseguir cosas importantes. Pero también es importante mencionar la disparidad que hay con los peores conjuntos como el Veracruz, Santos y el Cruz Azul. Las primeras apenas pudieron hacer dos unidades, anotar en ocho ocasiones y recibieron 35 goles (Tigres metió 51); Santos sumó cinco puntos, anotó 11 goles y recibió 46 (peor defensiva). Por último el Cruz Azul, que sólo pudo perforar la red nueve veces, vio caer su arco en 37 oportunidades y sumó ocho unidades. Fue un buen primer torneo, pero hay cosas que mejorar como la competitividad y el apoyo de las instituciones a sus equipos femeniles, el cual hicieron al inicio del campeonato, cuando era una novedad, pero no hasta el final, cuando fue decayendo el interés de la afición.

LOBOS: Los de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla no sólo ganaron en la cancha, donde vencieron 2-1 a los líderes Rayados, que en sus últimos cinco cotejos suman dos derrotas, sino que también lo hicieron en las gradas. Uno de los líderes de una de las porras del equipo poblano recibió a los de una de Rayados con dulces típicos como obsequio para firmar la paz y con eso evitar una posible pelea. Yo no recuerdo un gesto como éste en un fútbol mexicano que históricamente ha estado manchado por problemas con las porras. Este héroe anónimo nos ha mostrado otra perspectiva de lo que pueden ser los grupos de animación: mediadores de la paz en las gradas. Si esto se copiara en cada uno de los estadios, muchas tragedias se podrían evitar.

DAVID PATIÑO. Foto de sopitas.com

EL REMATE: David Patiño está haciendo un trabajo sobresaliente con los Pumas, con los cuales vive su tercera etapa en el timón. Desde que dirige al equipo (Jornada 13), su marca es de un triunfo, dos empates y dos derrotas. Su antecesor, Sergio Egea, en cinco duelos, sólo pudo conseguir una unidad y terminó con una racha de dos derrotas. El domingo, ante el Santos, Patiño y sus felinos lucharon para conseguir un empate a dos, en el cual siempre estuvieron en desventaja. Es una realidad que la actitud de este equipo cambió desde que David, último técnico que le dio un campeonato de fútbol profesional a Yucatán, los dirige. Aún no se sabe lo que pasará el próximo semestre con unos Pumas que tendrán un limpia, muy probablemente desde la directiva, pero deben considerar a Patiño como el que comande al equipo. Se lo merece. Es un hombre hecho en C.U. y que conoce la institución a la perfección.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *