Pelota de dos hits de Oswaldo Verdugo

septiembre 24, 2017

 

Como en sus mejores tiempos, el manager-jugador, Oswaldo Verdugo, completó la ruta de siete entradas y con un magistral recital de pitcheo de sólo dos imparables guió a los Azulejos de la Dolores Otero a un sensacional triunfo de 2-1 sobre los Rockies de las Comisarias, en el segundo compromiso de la doble cartelera que se disputó en el campo “Gonzalo ´Sansón´ Novelo”, casa del equipo emplumado.

Los aficionados que llenaron el campo deportivo, disfrutaron dos grandes encuentros, uno lleno de carreras (el primero, que se llevaron los Rockies en ocho entradas) y el segundo en un duelo de pitcheo, quedando la serie empatada a una victoria.

Oswaldo Verdugo, acompañado por el Astro Rey, brilló en el cerrito con un dominio abrumador que lo extendió hasta el final del camino.

Doce retirados en fila marcaron el colofón de una formidable labor de siete entradas, con una carrera, dos incogibles, dos pelotazos, cinco ponches y un wildpitch.

Verdugo, quien se acreditó su primer triunfo de la temporada, se enfrentó a 23 bateadores legales.

Gerardo Ramírez, el derrotado, no desentonó y permitió un par de jits más que su contrapelo pero fue víctima de los pecados de su defensiva. Los corredores que se embasaron por pifias anotaron las carreras con las que vencieron al equipo rocoso.

Arturo Puerto abrió el juego y negoció la inicial, imparable de Nigel Novelo lo envió a la antesala y por error en el tiro de Maximiliano Ríos se coló a la registradora con el 1-0.

Los visitantes respondieron con bombazo de Héctor Angulo, en la parte superior de la tercera entrada con el que llegó la paridad 1-1. Después de eso, Verdugo se creció al castigo, realizó los ajustes en su repertorio de lanzamientos y los bateadores de los Rockies pagaron las consecuencias.

Jairo Martínez disparó un cañonazo por la inicial que picó antes y que “escupió” Anthony Claudio, Ken Jiménez se sacrificó, entrando de corredor emergente Roberto Esquivel y Willy Buenfil respondió con imparable productor de la carrera de la victoria.

TRIUNFO DE LOS ROCKIES

En el primero de la doble cartelera, los Rockies rompieron el empate a 9 carreras en el octavo episodio (extrainnigs) para dejar tendidos a los Azulejos y ganar, 10-9.

En la parte baja de la octava entrada (los Rockies fungieron como locales), con la pizarra favorable a los de la Dolores Otero (9-8), vino la última llamada para los Rockies ante los lanzamientos de Abel González, a la postre el derrotado.

Parecía que González controlaría el ataque al dominar a su primer enemigo, pero se le vino la noche al congestionar las almohadillas, con pasaporte a Hector Angulo, sencillo de Anthony Claudio y golpe a Arozarena.

Oswaldo Cabrera trajo con la del empate a 9 con elevado de sacrificio y Maximiliano Ríos se vistió de héroe con sencillo al izquierdo para remolcar a Claudio con la carrera de la victoria.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *