El corazón de los Tiburones es yucateco

septiembre 23, 2017

 

Los peloteros locales son parte importante en el róster de los Tiburones de Progreso, que a partir de mañana intervendrán en la campaña 2017-2018 de la Liga “Naxón Zapata”.

Todos son jugadores destacados y con gran recorrido en el béisbol de la península.

Comencemos por Dídier Espadas, “el Altuve” de la tercera colchoneta. Es bien sabido de su dominio con el guante y la sangre fría para frenar los truenos por la raya de la esquina caliente por lo que se ha catalogado como uno de los terceras base más codiciados en el rey se los deportes local. La temporada pasada fue campeón con los Castores de Mérida, junto con Mario Lavagnino y Eduardo Sabido, que también están con él en la novena progreseña.

Lavagnino es un jardinero destacado. Se caracteriza por su cobertura en el terreno y sobretodo por ser primer bate natural.

Armando Manzanilla Bonilla (foto) es el cuarto bate. El primera base zurdo es de los que aportan poder al orden al bate. Hará un magnífico trío ofensivo con Ray Torres Camargo y Humberto Sosa.

Otro que por su contacto constante con la bola y su impecable defensiva será de gran ayuda a los escuelos será Carlos Enrique Uribe. Amplio conocedor del Parque Hidalgo de Progreso y de su afición, es de los peloteros que siempre sacan la casta por el equipo en todo momento.

Y si de casta se trata, hay que voltear a ver a César Morales, joven, intrépido pelotero que trae hambre de triunfo. César, como se recordará, resultó lesionado al estrellarse contra la barda la campaña pasada cuando jugaba con los Castores, en un partido celebrado en Izamal. César perdió algunos dientes pero el coraje y el amor por el rey de los deportes se hizo más grande.

Con información y foto de Andrés Novelo Basulto

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *