Los Acereros, el fracaso del año en la Mexicana

agosto 18, 2017

 

Armados para ser campeones, caen en la primera fase de la postemporada

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Don Gerardo, un campeón no se hace así.

Pregúntele a los hermanos Arellano Hernández, quienes en 2014 hicieron una “limpia”, especialmente de yucatecos, con los Leones y trajeron a peloteros estelares a golpe de billetes. El resultado: un fracaso total.

Como el de sus Acereros.

Quizá peor el de su escuadra, don Gerardo, porque desmanteló a su otro equipo, los campeones Pericos de Puebla, para hacer campeón a Monclova. Pero en este pasatiempo, el tema no va por ahí.

El público en Puebla se alejó del estadio. En 2016, sin ser de las mejores, ingresaron a la temporada regular al Hermanos Serdán 228,644 aficionados. Este año, la cifra bajó considerablemente: 152,923. El promedio en 2016 fue de 4,314 aficionados por partido y este año 3,186.

Hoy, Puebla está en la final de la Zona Sur y los Acereros eliminados.

Hoy Puebla disfruta de aporte de los ex acereros Jesús Arredondo, Héctor Garanzuay y Julio Borbón y los Acereros están fuera con todo y los 24 peloteros de los Pericos que fueron incrustados en la novena del acero para hacerlos campeones.

Mi colega Carlos Carvajal Medina hizo el recuento. Y no se incluyó al emblema de los Pericos, César Tapia, que aunque ya había sido presentado como jugador de Monclova, se dio marcha atrás por la presión de los aficionados poblanos.

Esta es la lista de los verdes que se convirtieron en azules:

LANZADORES

1.- Mauricio Lara

2.- Orlando Lara

3.- Héctor Galván

4.- Arturo Barradas

5.- Jaime Lugo

6.- Henry García

7.- Julio Félix

8.- Wes Torres

9.- Chad Gaudin

10- Rogelio Bernal

11- Benny Suárez

JUGADORES DE POSICIÓN

12.- Daric Barton

13.- Rubén Rivera

14.- Carlos Quentín

15.- Mario Iván Santana

16.- Carlos Ramírez

17.- Nyjer Morgan

18.- Cole Gillespie

19.- Jonathan del Campo

20.- Sergio Pérez

21.- Oscar Sanay

22.- Rodolfo Amador

23.- Willy Taveras

24.- Manny Rodríguez.

Usted, don Gerardo Benavides Pape, ya dio la cara y ofreció hacer campeón a los Acereros en el futuro, pero hay que incrustar en el equipo algo más que estrellas, incluso entre la gente de pantalón largo.

Las lesiones, la poca profundidad de la rotación y la falta de bateo en la postemporada echaron por la borda los planes.

Vea este dato: su pitcheo admitió 54 imparables y 26 carreras en los cuatro encuentros ante los Sultanes, estadísticas que no son las de un equipo contendiente.

Y si a eso agregamos que sus tres primeros bateadores no estuvieron bien, la debacle era bola cantada.

Mire: Justin Greene, adquirido de los Saraperos de Saltillo como refuerzo al final de la campaña, bateó para .176, Amadeo Zazueta para .235 y el tercer bate, la esperanza en la producción de carreras, Manny Rodríguez, bateó para .071. Aplauda y repita a José Amador (.400) y Tim Torres (.417) que mantuvieron buen paso en medio de la mediocridad del resto de sus compañeros.

Aficionados y medios de comunicación de Monclova culpan del fracaso a José Meléndez, el encargado de administrar los recursos humanos del club, aunque usted, don Gerardo, seguramente recuerda que Meléndez fue clave en la coronación de sus Pericos el año pasado. Habría que analizar bien su trabajo.

Usted quería a Monclova como campeón, pero aún le queda una velita encendida: la de los Pericos, a los que usted puso en segundo plano.

Así pasa: el hijo del que menos esperas es el que más satisfacciones te da.

Por cierto, creo que con Tim Johnson en el timón, los Acereros estarían mejor. Al menos le hubieran dado más pelea a los Sultanes.

Y, recuerde don Gerardo, un campeón no se hace con dinero ni con un róster lleno de estrellas. Se necesita algo más, algo de lo que tienen (y mucho) los Pericos: corazón.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *