Samayoa le debe a Páez una cena

mayo 23, 2017

 

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

La distinción al mejor jugador del partido es para José HuMberto Samayoa, pero todos debemos reconocer que mucho tuvo qué ver en ella su receptor Héctor Páez.

Samayoa (5-0) es una realidad. La carencia de abridores en la cueva le dio la alternativa como abridor y el joven de Hermosillo no ha dejado escapar esa oportunidad.

Anoche ante una temible línea de artilleros, que incluyó a dos tipos que en conjunto llevan más jonrones que dos equipos completitos, Corey Brown con 13 y Alex Liddi con 11 (los Tigres tienen 21 y los Olmecas 18), 24 en total, Samayoa se las ingenió para espaciar cuatro incogibles en siete entradas.

Para lograrlo, el control de sus pitcheos fue importante y también la dirección de un viejo lobo de la receptoría: Páez, quien pidió siempre disparos bajitos y dirigió su repertorio, para contrarrestar la fuerza de los Toros, especialmente de Brown, líder de los tumbabardas, y Liddi, pero también de Dustin Martin, Cyle Hankerd y Jorge Cantú.

Y Páez tuvo qué ver en las dos carreras que les dieron a Samayoa y a los Leones la victoria.

En la segunda entrada, un perfecto toque de sacrificio acercó a la antesala la carrera del empate, que se concretó poco después con un pásbol de Juan Apodaca.

Más tarde, en la séptima, Páez, de 39 años, corrió como poseído, como si fuera un recluta de 20 abriles, para anotar desde la inicial la carrera de la victoria, tras un doblete de Humberto Sosa.

Samayoa, pues, fue la figura, pero a Páez le debe una cena. Sin duda.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *