Los Olmecas propinan su 5o. revés a los Leones en Mérida

mayo 13, 2017

 

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Los Olmecas dejaron de ser el equipo común y corriente en la octava entrada, aprovecharon un raro mal momento del antesalista Ricardo Serrano, quien cometió dos pifias en el episodio, timbraron tres carreras y se enfilaron a una victoria de 6-4 sobre los Leones, este sábado, en el Parque Kukulcán Alamo.

La serie, que finaliza este domingo, está empatada a un triunfo.

Fue apenas la quinta derrota de los Leones en Mérida y también la quinta ante equipos de la Zona Sur.

Con las tres carreras de la octava, los tabasqueños tomaron ventaja de 5-4, que en la novena ampliaron a 6-4 por cuadrangular de Carlos Morales, un pelotero hecho en las filas de los Leones.

Bien dicen que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones. No se puede negar que los hermanos Dagdug Nazar han intentado armar un buen equipo, con el apoyo de los conocimientos de Félix Zulueta, pero las cosas no les han salido.

Su bulpén está por la calle de la amargura (sus cifras en PCLA son estratosféricas) y hay peloteros que no se apegan a los fundamentos: no lanzan la pelota a los cortadores o tiran a la base equivocada. O están distraídos. Este sábado, Alex Romero bateó sencillo al derecho, la pelota le dio un brinco al guardabosque José Juan Aguilar y lo rebasó; Romero amagó con ir en busca de la intermedia, pero se arrepintió, quiso regresar a la inicial, pero fue enfriado por un tiro de relevo del “Pony” al inicialista Yuniesky Betancourt. Lo que pudo ser un doblete se convirtió en un out.

Hay buena base, pero se necesitan ajustes. Zulueta seguro que ya las identificó. Ojalá que el Gobernador las entienda.

De nuevo, como en la víspera, los Olmecas tomaron ventaja al inaugurar la pizarra en la cuarta entrada, gracias al genio de Valdespín. El ex león, fuera del equipo a causa de su indisciplina, forzó en segunda a Romero, pero inmediatamente después se estafó la intermedia, llegó a tercera por mal tiro de Héctor Páez al buscar enfriarlo y anotó con sencillo de Sergio Burruel.

Los melenudos, como ya está siendo costumbre, atacaron duro y tupido en una entrada. Ahora fue en la quinta, cuando hicieron cuatro carreras, en las que desfilaron nueve bateadores y pegaron cinco incogibles.

El ex melenudo Salvador Valdez los tenía amarrados en dos hits en las primeras cuatro entradas cuando, con un out, Ricardo Serrano le bateó doblete al central, un batazo que pareció fildeó mal el guardabosque Yordanys Linares.

Valdez fue removido. Lo relevó Irving Jiménez, quien recibió biangular de José Juan Aguilar, remolcador de la carrera del empate. Jiménez cedió su ugar a Antonio Bauzá, quien sólo subió a golpear a Leo Heras.

Lo relevó Antonio Guzmán, quien toleró sencillo de Diego Madero para el 2-1, y otro sencillo, de Ronier Mustelier, que mandó al plato a Heras y Madero para el 4-1.

ATRAPADÓN DE HERAS

En la séptima, Leo Heras realizó una gran atrapada, grande en serio.

Luego de que Valdespín detonó cuadrangular para la segunda carrera de los chocos, Castellanos ponchó a Sergio Burruel y enseguida, Rogelio Noris bateó un cañonazo al central; el obús tapó a Heras, quien corrió hacia la barda y, de espaldas al plato, engarzó la canica.

No exageramos si comparamos ese engarce con aquella memorable atrapada de Willie Mays, de los Gigantes de Nueva York, en el primer partido de la Serie Mundial de 1954 ante los Indios de Cleveland en el Polo Grounds de Nueva York.

Tras el atrapadón de Heras, Pedro Díaz pegó doblete y Willie Romero le aplicó la grúa a Jonhatan Castellanos. Lo relevó Jesús Barraza, quien eliminó a Iván Bellazetín para el tercer out.

En la octava, ante Ronald Belisario, los Olmecas

En una entrada en la que el “Guante de oro” de los terceras bases del año pasado, Ricardo Serrano, cometió dos pecados.

Marco Antonio Guzmán Jr. bateó sencillo, Linares se embasó por pecado de Serrano (no pudo quedarse con un duro rodado y la pelota pasó debajo de sus piernas) y las bases se llenaron cuando Romero, en intento de sacrificio, tocó por tercera; Serrano fue por la pelota a mano limpia, pero se le cayó y, cuando lanzó a la inicial, Romero ya había llegado.

Y con las bases llenas, Sandy Madera fueteó sencillo al izquierdo, remolcador de las carreras de empate 4-4.

Belisario volvió a llenar los cojines con transferencia a Valdespín y los Olmecas anotaron la carrera que les dio ventaja de 5-4 cuando Burruel rolateó para doble matanza.

Tras Castellanos aparecieron Barraza (un tercio), el perdedor Belisario y Leo Rosales. Rodolfo Aguirre, sexto de los ocho lanzadores que envió a la loma el timonel “Buzo” Guzmán, fue el ganador, con salvamento de Tony Peña Jr.

El equipo olmeca no es malo. Necesita un par de ajustes, mejorar su bulpén y pedir máxima concentración a los peloteros. Bueno, jalarles las orejas a algunos.

Juan Salvador Delgadillo sale este domingo por su sexta victoria del año. Marco Camarena abrirá por los Olmecas.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *