Homenaje al entrañable “Sargento Sarzo”

mayo 13, 2017

 

Mérida, Yucatán, 13 de mayo de 2017.- Mario Alberto Sarzo Denis quedó mudo por unos segundos. Balbuceaba. Estaba emocionado por las muestras de cariño de unos 50 ex atletas del Instituto Tecnológico de Mérida que la tarde de este sábado le tributaron un reconocimiento a su trayectoria como entrenador de atletismo.

Campeones nacionales, poseedores de marcas estatales y yucatecas y muchos recuerdos y vivencias de los Juegos Intertecnológicos llenaron las instalaciones del salón de eventos “Pau Mau”, en un acto organizado por el LEF Armín Lizama Córdova, ex atleta de Sarzo Denis y hoy funcionario del IDEY.

El LEF Armín Lizama Córdova (izquierda) y Mario Sarzo Denis

“Qué te puedo decir; es emocionante”, dijo Sarzo Denis,

de 73 años de edad, poco después de recibir sendos reconocimientos de manos de sus ex atletas y del director del Instituto del Deporte, LEF Juan Manuel Sosa Puerto.

“Me da gusto ver que hoy todos son prósperos, hombres de bien”, dijo Margarita Durán Yabur, ex corredora del Tec.

Sarzo fue entrenador de atletismo del Tecnológico durante 27 años, aunque desde 1969 comenzó a trabajar en ese centro de estudios. En ese lapso, sus atletas acumularon decenas de medallas y reconocimientos…

Ahí estaban las medallas de oro en lanzamientos de bala, disco y martillo de Sergio Reyes, el 10.6” de Hervé Ancona en los 100 metros planos (“en arcilla”, aclara el velocista tixkokobense), la cuarteta dorada de 4×100 (sólo faltó Juan Ceballos Martínez, quizá el mejor velocista de la historia del Tec), los récords de garrocha de Leonardo Romero Carrillo, entre otros laureados atletas.

“Este reconocimiento a Mario es más que merecido”, dijo el rector de la Universidad Modelo, ingeniero Carlos Sauri Duch, quien practicaba el atletismo (era velocista) y el fútbol e, incluso, compitió en ambos deportes en unos Nacionales Intertecnológicos.

También hubo invitados de otros equipos de aquella época dorada del atletismo yucateco, entre los que anotamos a Canto Presuel y Rigoberto Espinosa Góngora (ambos de la Uady) y a Marcos Pech Uc (Acanceh).

Sarzo, quien salió de las filas del Ejército para trabajar en el Tec, acumuló éxitos durante los 27 años que estuvo al frente del equipo del plantel de Chuburná.

SUS INICIOS
Inició su carrera en el deporte a los 13 años en salto de altura en el evento Nacional Juvenil, aunque también era asiduo a practicar salto de longitud, salto triple, sÓftbol y béisbol, razón por la cual fue designado para encender el pebetero y hacer el juramento deportivo en los primeros Juegos  Deportivos de Mérida.

Posteriormente, fue invitado al Instituto de Capacitación Deportiva del Sistema Académico Militar, de donde egresó en 1967 con el rango de sargento. Ahí recibir asesoría de Jorge Molina Celis, de la UNAM, Salvador “Patón” Alanís, del Instituto Politécnico Nacional, entre otros, que en ese momento preparaban a los atletas mexicanos que debían intervenir en los Juegos Olímpicos México-68.

Retornó a Mérida donde fue entrenador de los conscriptos del Servicio Militar Nacional y de la Universidad Autónoma de Yucatán, donde se mantuvo por dos años; sin embargo, las hazañas más importantes de su carrera se iniciaron en el ITM en 1969 cuando fue coordinador deportivo por dos ciclos escolares, y más cuando pidió su reasignación como entrenador.

Fue la mejor decisión que pudo tomar, para bien de él y del atletismo yucateco.
“El Tecnológico destacó en esa época debido a la personalidad del entrenador, a quien le gustaba experimentar y mejorar en las clases”, dijo Raúl Moguel Erosa, un ex lanzador de jabalina.

En 1975 la selección del ITM viajó a Guatemala a un dual meet con la Selección Nacional local donde hicieron migas con el entrenador sueco de los chapines quien tiempo después vino a Yucatán a  trabajar en la preparación de los jóvenes estudiantes.
Gilbert Vallado Barrera, corredor de 100, 200 y 400 metros planos, dijo que una de las claves del éxito deportivo en esa época fue porque el Tec contaba también con preparatoria lo cual facilitaba la preparación de los deportistas.
Vallado Barrera y su entonces compañero Ernesto Mendicuti Loría, recuerdan con cariño la época en la que competían descalzos en arcilla.

Los fines de semana acudían a explorar lugares del interior del Estado, como Loltún y una zona que ellos llamaban “Paso del Macho” ubicada en Tecoh, donde aprovechaban para entrenar.

Recordaron también que realizaban competencias internas, que causaban expectación ya que la gente se sentaba en las gradas para verlos.

En la imagen principal aparecen, de izquierda a derecha, LEF Juan Sosa Puerto, Margarita Capetillo de Ancona, Sarzo Denis y Sergio Reyes Ortega

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *