Memorable noche del árbitro de la Combi roja

marzo 30, 2017

 

Redacción arrobadeportes.com

El árbitro de la Combi roja tuvo anoche un momento inolvidable.

En un salón del Hotel Mirador, Freddy Sansores Carrillo celebró con autoridades, directivos del fútbol, árbitros, amigos, periodistas y, principalmente su familia (en especial su esposa, Deily Díaz Cetina, la encargada de lavar los uniformes y de hacer sus maletas para sus viajes semanales), el aniversario 20 de su debut como árbitro asistente en el fútbol de la Primera División.

El 29 de marzo de 1997, el choque entre el Veracruz y el Morelia en el “Luis ‘Pirata’ Fuente”, fue el primero de los 280 encuentros en los que trabajó en el máximo circuito, incluyendo clásicos América-Chivas en el Estadio Azteca y una final en Pachuca, en los que coleccionó camisetas de estrellas del balompié, como Hugo Sánchez, Cuauhtémoc Blanco y los yucatecos Gerardo “Tato” Torres y Miguel Salcedo, quien estuvo presente en el acto, que luego presumía su hijo mayor, Freddy Sansores Díaz, como contó al expresar emotivas palabras a su progenitor en el arranque del acto.

Sin duda, el apoyo de Pedro Morcillo López en 1997 fue decisivo. Fue el que le dio la Combi roja para el traslado de los silbantes, todos con gafete de la FIFA, que llegaron para intervenir en el torneo “Joao Havelange” celebrado en el Estadio “Carlos Iturralde Rivero”, en el que jugaron figuras que luego brillaron en los tinglados internacionales, como los argentinos Pablo Aimar, Juan Román Riquelme, Serrizuela, Bernardo Romeo, Cufré, Wálter Samuel, Lionel Scaloni, Esteban Cambiasso (en aquel entonces, la joven joya del Real Madrid), el astro brasileño Adailton Martins (semanas después fue campeón goleador del Mundial Sub 20) y los mexicanos “Tato” Torres y Rafael Márquez, entre otros.

Fue un “plan con maña”.

“No fue casualidad el que Freddy hubiera manejado la Combi; se lo encargamos para que esté en contacto con los silbantes y, como estaba bien preparado, ante las lesiones y cansancio de los árbitros, recibió la oportunidad de trabajar; fue, incluso, abanderado en la final”, dijo Morcillo López.

El titular del IDEY, ingeniero y LEF Juan Manuel Sosa Puerto, recordó que fue compañero de Freddy con el equipo El Palmar en juveniles en los torneos de la Col. Miraflores, y que, como el homenajeado, también fue silbante en el fútbol de primera fuerza.

Entre anécdotas y recuerdos, Freddy papá recibió una placa de Freddy hijo, un reconocimiento del Salón de la Fama del Deporte Yucateco (es precandidato en el rubro de árbitros y oficiales) y otra placa del IDEY, que Sosa Puerto le entregó (foto de arriba).

El titular de la Afeyac, Manuel Martín Medina, el presidente de la Liga de Primera Fuerza, profesor Andrés Ojeda Espinosa y los directivos del Salón de la Fama del Deporte Yucateco, Gaspar A. López Poveda (presidente) y profesor Felipe Duarte Ramírez (director administrativo) acompañaron a Freddy en la mesa de honor.

López Poveda dijo que siempre que tiene oportunidad presume de haberles hecho la primera entrevista de sus vidas a Fernando Valenzuela (1979) y a Freddy Sansores (1993), a éste, cuando regresó de un campeonato nacional celebrado en Guanajuato, en el que fue designado como el mejor silbante del torneo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *