Yucatán, 102 años en el automovilismo

enero 29, 2017

 

Fittipaldi agradece que el autódromo de Yucatán lleve su nombre.- Salvador Alvarado, el primer promotor del deporte motor en Yucatán.- A los yucatecos les encanta ese deporte.- El guyanés Calvin Ming, histórico primer ganador.- Fernando Barbachano, en Daytona.- Mi experiencia en el óvalo de Homestead

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

La cuarta fecha del FIA Fórmula 4 NACAM Championship de automovilismo que concluye hoy domingo, es la continuación de una ya larga, aunque intermitente y poco apoyada en el pasado, historia del deporte motor en Yucatán, que comenzó en 1915.

De acuerdo con el historiador, don Carlos Castillo Barrio, en 1915, a poco de llegar a Yucatán el general Salvador Alvarado, se realizó una carrera de autos en un circuito que iba del inicio del Paseo de Montejo a la glorieta de Justo Sierra.

Fueron sólo tres vueltas y el ganador fue Luis Alcalá, en un Lancer, con crono de 6’56”. El segundo puesto fue para el Fiat del general Alvarado, que condujo uno de sus auxiliares.

Luego, más cercano a esta época, en Yucatán hubo varios eventos. Se recuerdan las competencias de go-karts en un estacionamiento vecino del Hotel Hyat y en el estacionamiento del antiguo Carrefour; competencias de tubulares en un terreno a la salida a Cancún, arrancones cuarto de milla en el Parque de Industrias no Contaminantes y en Xmatkuil, así como competencias en la pista del campo aéreo de Tizimín.

La pasión de los yucatecos por la velocidad, no es nueva.

Gratitud de Emerson Fittipaldi

En su página de Facebook, el ex piloto brasileño Emerson Fittipaldi, doble campeón en la Fórmula Uno, agradeció el detalle de bautizar con su nombre al Autódromo Internacional de Yucatán, que hoy, oficialmente, llevará el nombre de este destacado conductor, multicampeón, incluso, en la Fórmula Uno.

Muchas gracias México, muchas gracias Flavio Abed y toda familia Abed. Qué honor, que homenaje que lleve mi nombre ese hermoso autódromo internacional de Yucatán, escribió.

Ningún autódromo en el mundo lleva el nombre del piloto, aunque sí, en el jardín de campeones del Hungaroring en Budapest, sede del Gran Premio de Hungría de Fórmula Uno, hay un busto dedicado a sus hazañas.

 

Histórico ganador

Ayer sábado, en la primera carrera oficial, el triunfo fue para el guyanés Calvin Ming, quien recibió la bandera a cuadros tras cerrada prueba, la primera de las tres de que consta la parada del serial en Yucatán. Las otras dos se corren hoy domingo.

El podio lo completaron el mexicano Manuel Sulaimán y el colombiano Santiago Lozano (RPL Racing). Ming es el líder del campeonato de conductores.

Yucateco en la pista… de Daytona

El piloto yucateco más avanzado de los últimos años, Fernando Barbachano Ortega, hubiera querido estar hoy en el debut de su Estado natal en el automovilismo internacional. Aunque se rumoreó que Fernando podría participar en la etapa de este fin de semana, él mismo se encargó de decir que no era verdad,

“Supe de esos rumores, pero este fin de semana tengo que estar en las 24 horas de Daytona con (su equipo) el ‘Dream Racing’. No voy a correr, pero sí estaré como apoyo para los pilotos de mi escudería”, dijo Fernando, quien hace un par de semanas cumplió un sueño: manejó un monoplaza en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

“Fue un ‘track day’, me invitaron y lo hice. Fue una excelente experiencia, mi primera vez manejando en México. Tuve la suerte de que fuera en un Lamborghini Súper Trofeo y, la verdad, fue muy emocionante. La pista esta increíble, muy bien diseñada y muy divertida”, dijo Barbachano Ortega.

Homestead, gran experiencia

Eugenio Derbez y el autor de esta historia, durante la carrera de Indy Car de Homestead, Florida, en 1999

En 1999 tuve la oportunidad, invitado por Firestone, de asistir a una fecha del serial Indy Car en el óvalo de Homestead, ciudad cercana a Miami. Fue realmente emocionante convivir con figuras de la velocidad (incluso Adrián Fernández me llevó en su Lincoln blanco, del autódromo hasta donde estaba mi transporte). En esa oportunidad le estreché la diestra a Emerson Fittipaldi (seguro que no lo recuerda, pero yo sí), conversé largo y tendido con Michel Jourdain Jr. y Mario Domínguez, quien en esa fecha debutó con un triunfo en la Serie Indy Light, “telonera” de la categoría estelar, lo mismo que con el padre de Juan Pablo Montoya, quien debutó ese año en la Serie Car y luego fue figura de la Fórmula Uno.

Conviví, junto con un grupo de periodistas mexicanos (¿te acuerdas José Luis Chávez?), con algunos pilotos de Indy Car, como Michael Andretti, Paul Tracy, Tony Kanaan, Max Papis, Gil de Ferrán, el propio colombiano Montoya, Cristiano da Matta, Alex Zanardi, Dario Franchitti, Helio Castro Neves y Patrick Carpentier, figuras de esa categoría del deporte motor.

También charlé con un gran aficionado y empresario del automovilismo, Eugenio Derbez, quien asistió a la competencia con uno de los pilotos de su escudería mexicana, Israel Jaitovich. Ambos, igual que yo, fuimos huéspedes de la “suite” de Firestone en Homestead. Sí, sí. Derbez es más conocido por sr comediante. Y de los buenos.

Yo estaba emocionado (el periodista debe emocionarse para emocionar a sus audiencias) cuando el periodista regiomontano Luis Lauro Villalobos, mientras comíamos en el tráiler de Hérdez, me dijo:

“¿Qué te parece este ambiente?”

Le respondí: “Fantástico”. Y luego le quitó un poco de magia al momento. Dijo:

“Pues esto no es nada comparado con la Fórmula Uno. Esa sí que son las Grandes Ligas”.

Miami vive el deporte motor

Me encontré la foto que aparece arriba: El Marlins Park, casa de los Marlins de Miami en las Ligas Mayores de Béisbol, adaptado para una competencia automovilística.

El evento, la “Race of Champions” (ROC) de Miami fue el fin de semana pasado, se corrió en “Buggys” y el ganador fue, por primera vez, un iberoamericano: el mismísimo Juan Pablo Montoya.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *