Urge seguridad social para el beisbolista

enero 3, 2017

 

Por Jesús Alberto Rubio Salazar

De regreso a Hermosillo, deseándoles mis mejores parabienes en este 2017 –con todo y el terrible e insultante “gasolinazo” y sus consecuentes incrementos a los precios de la canasta básica (tortilla, gas…)- y tal como se los prometí, hoy abordaré dos temas vigentes en la agenda pendiente en el béisbol mexicano.

En Veracruz, nos reunimos con el colega Jorge Ortega Couttolenc, Pepe Cárdenas y Raymundo “Brinca Brinca” Rodríguez, así como Pedro “Charrascas” Ramírez, miembro del Salón de la Fama del beisbol profesional mexicano.

Juntos, abordamos dos temas relevantes: el proyecto –tardío/lento—del nuevo Recinto de los Inmorales del beisbol de México y la enfermedad que aqueja a René Chávez —artritis reumatoide–, como ejemplo en el abandonado/desprotección/olvido en que puede caer el pelotero nacional al momento de su retiro de la pelota activa.

http://www.notiver.com.mx/index.php/eldeporte/395757.html?secciones=5&seccion_selected=5&posicion=12

Por supuesto, Don Pedro Ramírez (90), como testigo de honor.

En la reunión, coincidimos plenamente en ambos asuntos: la urgencia de que ya esté listo –en el Parque La Fundidora de Monterrey– el nuevo recinto del Templo de los Inmortales, y que se dé seguridad social al pelotero al momento de su retiro.

En el primer punto, expresé lo siguiente:

No es posible tanta tardanza en la construcción del recinto y que ya pasen cuatro años desde que el beisbol mexicano haya quedado huérfano de tan vital espacio.

Además, no es concebible que Fernando Valenzuela, Ricardo Sáez, Daniel Fernández y Cuauhtémoc Rodríguez estén a la espera, desde ¡hace dos años! de ser entronizados.

Y, claro, que no se continúe con el proceso de elección de nuevos inmortales ante el “supuesto” de que no se cuentan con la instalación correspondiente.

¿Qué pasa…?

Por favor: ¿qué no se puede llevar a cabo una ceremonia de entronización en algún escenario en tanto se termina de construir el nuevo inmueble?

Independientemente del cisma que se vive en la LMB —especialmente por el asunto de la contratación de los jugadores mexicano-estadounidenses–, cierto es que los magnates de los equipos, –incluyendo presidentes– tanto de la LMP como de la LMB nada dicen al respecto.

Ni de la ceremonia de inmortalizar a los cuatro ya elegidos, y menos de la tardanza en la construcción de la nueva instalación del nuevo recinto.

¿Cuánto puede constarle a ambos circuitos (directivos) celebrar la ceremonia protocolaria de entronización?

Jorge Ortega:

Sobre este tema, Jorge Ortega publicó en Notiver de Veracruz, lo siguiente:

“La verdad que el tema del Salón de la Fama del beisbol mexicano es urgente de tratar. Hace más de dos años hubo elecciones con la intervención de quienes formamos parte del comité elector, resultando de ese proceso elegidos para ser entronizados Fernando Valenzuela, Daniel Fernández y Ricardo Sainz como beisbolistas, además de “Chito” Rodríguez por parte de los directivos.

Sin embargo, pasa el tiempo y no han podido ser entronizados.

¿De quién es la culpa? No lo sabemos, lo que si nos queda claro es que tanto la Liga Mexicana de Verano como la del Pacífico deben de intervenir en este tema”.

En tan importante encuentro recordamos que cuando la conocida cervecería quitó el patrocinio del recinto –en Monterrey precisamente dentro de sus instalaciones, se habló de que el gobernador de Sinaloa Mario López Valdez lo llevaría a Culiacán, pero que sin embargo hubo algunas diferencias entre ambos circuitos, para finalmente decidirse que se quedaría en Monterrey, incluso hasta se puso la primera piedra.

Ortega Couttolenc, prosiguió:

“Creemos que es una falta de respeto, tanto para los que ya están entronizados como para quienes fueron elegidos hace más de dos años y no han podido en ceremonia oficial ser entronizados.

¿Acaso los circuitos más fuertes del beisbol mexicano no puede rentar un salón de algún hotel en Monterrey y realizar la ceremonia mientras se termina la construcción de lo que será el nicho de los inmortales?

Acompañado de Jesús Alberto Rubio, ex  presidente del Comité Elector del Salón de la Fama y autor de la prestigiada columna Al Bat, así como Ray Rodríguez y Pepe Cárdenas –gente de beisbol–, platicamos con quién fuera una figura del beisbol mexicano, Pedro “Charrascas” Ramírez, miembro del Templo Sagrado y quien jugó en la Liga de la Costa del Pacífico, la LMB y los también fuertes circuitos de Cuba y Venezuela y en la charla expresó sentirse triste por la situación que hoy se vive.

Afirmó que no se vale lo que están haciendo con algo que debería ser un orgullo para el beisbol mexicano y dijo “así como, deben sentirse muchos de los que ya están, como Alfredo Ortiz, la familia de Ramón Arano, de “Chico” y de Aurelio Rodríguez, de Horacio Piña, de Maximino León y de muchos directivos que fueron elegidos y que ahora pensamos que si no lo rescatan, de nada van a valer esas bonitas ceremonias a las que fuimos invitados allá en Monterrey”.

Al respecto, los ex beisbolistas semiprofesionales –Rodríguez y Cárdenas— también opinaron que el beisbol mexicano organizado debe reunirse para continuar con el Salón de la Fama.

Ambos expresaron sentirse agredidos o el olvido en que se tiene al recinto, lo cual, obviamente también deben sentir todos sus miembros.

Así pues, urge que las ligas más importantes de México intervengan y le den pronta solución al problema del Salón de La Fama del beisbol Mexicano”.

René Chávez

En cuanto al tema de René Chávez, no se necesita mucha explicación. Ahí está la nota publicada por Jorge, que refleja/manifiesta con toda claridad la situación en que puede caer el pelotero mexicano cuando el béisbol organizado no valora, ni le da importancia/apoyo a la seguridad social a sus principales protagonistas.

Un asunto y decisión de los magnates de la pelota mexicana que se puede calificar de inconcebible, ingrato, egoísta, ofensivo, perverso… o los que usted desee agregar.

En la historia del beisbol mexicano se han dado dos grandes intentos de jugadores (la Anabe) fue el último en el inicio de los años 80’s, pero ya sabe lo que sucedió.

Por tanto, ejemplos como ahora lo de René Chávez, testifican claramente lo que puede sucederle al pelotero profesional de México, quien al concluir su carrera queda en total desprotección social, sea por enfermedad o alguna otra situación.

Personalmente –acompañado de Ray Rodríguez, quien me trasladó hacia el hogar de René— constaté la triste y lamentable condición en que vive el gran “Sabañón” Chávez.

Ok…entonces, atentos y a ver que dicen… ¡o hacen!

Por mientras, amigos, va un saludo, desde ya, a nuestro dilecto doctor Carlos Rodríguez Candila, orgullo de Yucatán avecindado desde hace años en Metepec, Estado de México, Pueblo Mágico.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *